11 junio 2013

1ª LECTURA: Hechos de los apóstoles 11, 21b-26; 13, 1-3
En aquellos días, gran número creyó y se convirtió al Señor.
Llegó noticia a la Iglesia de Jerusalén, y enviaron a Bernabé a Antioquía; al llegar y ver la acción de la gracia de Dios, se alegró mucho, y exhortó a todos a seguir unidos al Señor con todo empeño; como era hombre de bien, lleno de Espíritu Santo y de fe, una multitud considerable se adhirió al Señor.
Más tarde, salió para Tarso, en busca de Saulo; lo encontró y se lo llevó a Antioquía. Durante un año fueron huéspedes de aquella Iglesia e instruyeron a muchos. Fue en Antioquía donde por primera vez llamaron a los discípulos cristianos.
En la Iglesia de Antioquia había profetas y maestros: Bernabé, Simeón, apodado el Moreno, Lucio el Cireneo, Manahén, hermano de leche del virrey Herodes, y Saulo.
Un día que ayunaban y daban culto al Señor, dijo el Espíritu Santo:
-«Apartadme a Bernabé y a Saulo para la misión a que los he llamado.»
Volvieron a ayunar y a orar, les impusieron las manos y los despidieron.
Palabra de Dios.
 
SALMO:  Sal 97, 1. 2-3ab. 3c-4. 5-6
ANTÍFONA: El Señor revela a las naciones su justicia.
Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo.
El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia
y su fidelidad en favor de la casa de Israel.
Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera; gritad, vitoread, tocad.
Tañed la citara para el Señor,
suenen los instrumentos: con clarines
y al son de trompetas, aclamad al Rey y Señor.
ANTÍFONA: El Señor revela a las naciones su justicia.

EVANGELIO: San Mateo 5, 13-16
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte; tampoco se enciende una vela para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero, y que alumbre a todos los de casa.
Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.
Palabra del Señor.
 
ORAR CON LOS SANTOS: 
Dame el valor de hacer el bien a amigos y enemigos. Líbrame de todo sentimiento de rencor y de envidia. Revísteme de entrañas de misericordia, y haz que nunca condene, dañe o desacredite a mis hermanos. (San Alfonso Mª de Ligorio)
 
 
SANTOS DEL DÍA:   Nuestra Señora de la Capilla, patrona de Jaén. Santos: Bernabé, apóstol; Félix, Fortunato hermanos, mártires; Remberto, Apolo, Manasés, obispos; Alejo, Aleida, Juan, Teófilo, confesores; Hugo, Espinolo o Espín, abades; Parisio, monje; María Rosa Molas, fundadora de las HH. Ntra. Sra. de la Consolación; Rosalina, virgen.

Responder