Treinta y dos del Tiempo Ordinario

Treinta y dos del Tiempo Ordinario

1 Reyes 17, 10-16. En aquellos días, se alzó el profeta Elías y fue a Sarepta. Traspasaba la puerta de la ciudad en el momento en el que una mujer viuda recogía por allí leña. Elías la llamó y le dijo: «Tráeme un poco de agua en el jarro, por favor, y beberé». Cuando ella fue a traérsela, él volvió a gritarle: «Tráeme, por favor, en tu mano un...

Treinta y uno del Tiempo Ordinario

Treinta y uno del Tiempo Ordinario

Deuteronomio 6, 2-6. Moisés habló al pueblo, diciendo: «Teme al Señor, tu Dios, tú, tus hijos y nietos, y observa todos sus mandatos y preceptos que yo te mando, todos los días de tu vida, a fin de que se prolonguen tus días. Escucha, pues, Israel, y esmérate en practicarlos, a fin de que te vaya bien y te multipliques, como te prometió el Señor, Dios...

TODOS LOS SANTOS

TODOS LOS SANTOS

Apocalipsis 7, 2-4. 9-14. Yo, Juan, vi a otro ángel que subía del oriente llevando el sello del Dios vivo. Gritó con voz potente a los cuatro ángeles encargados de dañar a la tierra y al mar, diciéndoles: «No dañéis a la tierra ni al mar ni a los árboles hasta que sellemos en la frente a los siervos de nuestro Dios». Oí también el número de los...

Treinta del Tiempo Ordinario

Treinta del Tiempo Ordinario

Jeremías 31, 7-9. Esto dice el Señor: «Gritad de alegría por Jacob, regocijaos por la flor de los pueblos; proclamad, alabad y decid: “¡El Señor ha salvado a su pueblo, ha salvado al resto de Israel!”. Los traeré del país del norte, los reuniré de los confines de la tierra. Entre ellos habrá ciegos y cojos, lo mismo preñadas que paridas: volverá...

Domingo 29 del Tiempo Ordinario

Domingo 29 del Tiempo Ordinario

Isaías 53, 10-11. El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento, y entregar su vida como expiación: verá su descendencia, prolongará sus años, lo que el Señor quiere prosperará por su mano. Por los trabajos de su alma verá la luz, el justo se saciará de conocimiento. Mi siervo justificará a muchos, porque cargó con los crímenes de ellos. Salmo...

Veintiocho del Tiempo Ordinario

Veintiocho del Tiempo Ordinario

Sabiduría 7, 7-11. Supliqué, y me fue dada la prudencia, invoqué, y vino a mí el espíritu de sabiduría. La preferí a cetros y tronos y a su lado en nada tuve la riqueza. No la equiparé a la piedra más preciosa, porque todo el oro ante ella es un poco de arena y junto a ella la plata es como el barro. La quise más que a la salud y la belleza y la...

Veintiséis del Tiempo Ordinario

Veintiséis del Tiempo Ordinario

Números 11, 25-29. En aquellos días, el Señor bajó en la Nube, habló con Moisés y, apartando algo del espíritu que poseía, se lo pasó a los setenta ancianos. En cuanto se posó sobre ellos el espíritu, se pusieron a profetizar. Pero no volvieron a hacerlo. Habían quedado en el campamento dos del grupo, llamados Eldad y Medad. Aunque eran de los...

Veinticinco del Tiempo Ordinario

Veinticinco del Tiempo Ordinario

Sabiduría 2, 12. 17-20. Se decían los impíos: «Acechemos al justo, que nos resulta fastidioso: se opone a nuestro modo de actuar, nos reprocha las faltas contra la ley y nos reprende contra la educación recibida. Veamos si es verdad lo que dice, comprobando cómo es su muerte. Si el es justo hijo de Dios, él lo auxiliará y lo librará de las manos de sus...

Veinticuatro del Tiempo Ordinario

Veinticuatro del Tiempo Ordinario

Isaías 50, 5-10a. El Señor Dios me abrió el oído; yo no resistí ni me eché atrás. Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no escondí el rostro ante ultrajes ni salivazos. El Señor Dios me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado. Mi...

Veintitrés del Tiempo Ordinario

Veintitrés del Tiempo Ordinario

Isaías 35, 4-7a. Decid a los inquietos: «Sed fuertes, no temáis. ¡He aquí vuestro Dios! Llega el desquite, la retribución de Dios. Viene en persona y os salvará». Entonces se despegarán los ojos de los ciegos, los oídos de los sordos se abrirán; entonces saltará el cojo como un ciervo y cantará la lengua del mudo, porque han brotado aguas en el...

Veintidós del Tiempo Ordinario

Veintidós del Tiempo Ordinario

Deuteronomio 4, 1-2. 6-8. Moisés habló al pueblo, diciendo: «Ahora, Israel, escucha los mandatos y decretos que yo os enseño para que, cumpliéndolos, viváis y entréis a tomar posesión de la tierra que el Señor, Dios de vuestros padres, os va a dar. No añadáis nada a lo que yo os mando ni suprimáis nada; observaréis los preceptos del Señor, vuestro...

Veintiuno del Tiempo Ordinario

Veintiuno del Tiempo Ordinario

Josué 24, 1-2a.15-17.18b. En aquellos días, Josué reunió todas las tribus de Israel en Siquén y llamó a los ancianos de Israel, a los jefes, a los jueces y a los magistrados. Y se presentaron ante Dios. Josué dijo a todo pueblo: «Si os resulta duro servir al Señor, elegid hoy a quién queréis servir: si a los dioses a los que sirvieron vuestros padres...

Vigésimo domingo del Tiempo Ordinario

Vigésimo domingo del Tiempo Ordinario

Proverbios 9, 1-6. La Sabiduría se ha hecho una casa, ha labrado siete columnas; ha sacrificado víctimas, ha mezclado el vino y ha preparado la mesa. Ha enviado a sus criados a anunciar en los puntos que dominan la ciudad: «Vengan aquí los inexpertos» y a los faltos de juicio les dice: «Venid a comer de mi pan, a beber el vino que he mezclado; dejad la...

LA ASUNCIÓN DE MARÍA

LA ASUNCIÓN DE MARÍA

Apocalipsis 11,19a; 12,1-6.10. Se abrió en el cielo el santuario de Dios y apareció en su santuario el arca de la Alianza. Un gran signo apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, y la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; y está encinta, y grita con dolores de parto y con el tormento de dar a luz. Y apareció otro signo en...

Decimonoveno domingo del T.O.

Decimonoveno domingo del T.O.

Lectura del primer libro de los Reyes 19, 4-8 En aquellos días, Elías anduvo por el desierto una jornada de camino, hasta que, sentándose bajo una retama, imploró la muerte diciendo: «¡Ya es demasiado, Señor! ¡Toma mi vida, pues no soy mejor que mis padres!». Se recostó y quedo dormido bajo la retama, pero un ángel lo tocó y le dijo: «¡Levántate,...