Crónica Pascuas PJVR

1.Pascua: “Servicio y Misión” (Mérida)

“Servicio y Misión” son las dos palabras que resumen estos días de celebración de la Pascua en Mérida de 10 jóvenes venidos de Granada, Sevilla, Madrid y Zaragoza, junto a los PP. Simón y Miguel y algunos jóvenes de aquella comunidad.

Como Jesús nos pusimos al servicio de los demás celebrando los Oficios con personas a las que no siempre se llega, emocionándonos en oraciones y sintiéndole a Él en cada pequeño detalle.

El servicio es amor, continuar lo que Jesús hizo por nosotros.

Desde el lavatorio de los pies que celebramos en el Psiquiátrico, llevar a hombros la imagen de la Virgen junto a algunos vecinos del pueblo extremeño de Aljucén o, incluso, contar esta experiencia reviviendo aquellos momentos en la Parroquia del Perpetuo Socorro de Mérida, todo ello es Misión.

Estos días han servido para pensar menos en uno mismo y ayudar; para darnos cuenta de lo que es realmente la humildad, dejarse la piel (y la voz) por los demás, olvidando nuestras propias cruces para ayudar a llevar las de los demás. Todo lo sentido no puede expresarse con palabras sino viviéndolo.

Mar (Zaragoza)

 

2. Pascua: “Vida contemplativa” (Astorga)

Durante estos días vividos en Astorga hemos reflexionado sobre qué es exactamente eso de “Vida contemplativa”. El verbo contemplar viene del latín, de la preposición cum (compañía o acción conjunta) y templum (lugar del culto, sagrado), y eso es lo que hemos hecho: mirar, observar detenidamente y en comunidad, lo que hay de sagrado en elmundo que nos rodea.

Compartimos con la comunidad de Redentoristas, que nos acogió, y otros hermanos de la ciudad las celebraciones. A través de la obra de Gaudí reflexionamos sobre como Dios inspira un arte cuya belleza radica en saberse limitado, de barro y agua, y plenamente consciente de que sólo en comunión con Él somos capaces de crear verdaderas obras de arte. En el “Centro de las Cinco Llagas” tomamos conciencia de cómo el dolor, la enfermedad, no siempre tiene que ser una limitación para la felicidad. Conocimos el testimonio de vida de las Madres Redentoristas, que tienen su comunidad en Astorga, y un benedictino nos explicó la particular manera que tiene la Orden de entender la vida contemplativa. Hicimos una etapa del Camino de Santiago y, como tantos otros peregrinos, también nosotros dejamos nuestros pecados, en forma de piedra, a los pies de la Cruz de Ferro.

Hemos compartido y convivido entre nosotros y con muchos otros algo que tiene muchísimo valor: diferentes formas de vivir, de contemplar lo que nos rodea, pero todos desde una misma fe en un Dios que es Amor y entrega. Una fe que nos hermana a mujeres octogenarias que han vivido décadas y décadas en un convento, a sacerdotes que nos acogen en su casa y siguen viviendo estos días con la intensidad de un joven, atendiendo a personas enfermas, a peregrinos de otros lugares y otras épocas que también necesitaron el perdón de Dios, a jóvenes con maneras de pensar incluso opuestas a las nuestras… En definitiva, a todos los que en estos días son capaces de parar y olvidar el ajetreo de sus vidas, para mirar a quien nunca deja de mirarnos a nosotros, a quien dio su vida y resucitó por nosotros.

Paula Magdalena

3.Pascua de Iniciación (LaTablada, Madrid)

De Miércoles Santo a Domingo de Resurrección 104 jóvenes se dieron cita este año en La Tablada (Guadarrama, Madrid). El objetivo era vivir la Semana Santa desde la fe. Procedían de las comunidades de Sevilla, Valencia, Zaragoza, Madrid PS, Madrid SG, Madrid SG. Pero también llegaron algunos de Murcia, Málaga y Jaén. La experiencia fue realmente buena y ha ayudado mucho a nuestros adolescentes y jóvenes a afianzarse en su fe y a suscitar más ganas de implicarse en sus comunidades.

Víctor Chacón, CSsR

Responder