Crónica – XIII Encuentro de San Alfonso – Espino 2016

¡ALELUIA!

FORTES NA FÉ, ALEGRES NA ESPERANÇA, CRECIDOS NO AMOR  

 ¡ALELUIA!

 

San Alfonso 2016

El Monasterio del Espino abre un año más las puertas para acoger el XIII Encuentro de San Alfonso / I Encuentro Ibérico de Laicos Redentoristas. El lema “Sal a la Misión”, jugando con las dos acciones que nos propone la palabra “sal”, por un lado la de salir, y por otro la de salar.

El lunes día 25 de julio, en torno a las 19 horas se inaugura este tiempo para compartir, celebrar, rezar, formarnos como redentoristas comprometidos que caminamos juntos.  Damos una bienvenida especial a nuestros hermanos portugueses y a todos los que vienen por primera vez. Nos presentamos y agradecemos a D. Jesús Hernando, superior de la casa y a toda la comunidad su disponibilidad. Después de explicar la dinámica de trabajo, la organización, las normas… Celebramos la fiesta de Santiago Apóstol con la Eucaristía, donde queremos transformar las piedras, que en nuestras vidas nos separan del hermano, de Dios, con las que construimos muros, fronteras…  En piedras de apoyo para salvar obstáculos, usarlas para edificar, para hacer camino y salir a cumplir el lema de este año. Sabemos que la única manera de ser apóstoles-misioneros es dejarnos transformar el corazón por Jesús y aprender que el verdadero poder es el servicio.

 

Comenzamos cada día, desde la intimidad, a la luz de una reflexión:

  • Lunes: “De la conservación de la comunidad constituida a la misión.” ¡OJO! Una pastoral ligada al territorio puede ser una trampa, un  impedimento para el impulso de una evangelización más decidida y misionera. Toda comunidad constituida es siempre enviada, llamada a ser signo de “salvación” más allá de sus límites.
  • Martes: “La fe es sal.” Una de las tareas más necesarias y urgentes que tenemos como cristianos es volver a salar nuestra fe al calor del evangelio, la oración y el clima de la comunidad fraterna. Necesitamos redescubrir que la fe es sal, que se puede saborear y nos puede hacer vivir de una manera nueva todo.
  • Miércoles: “Sal, ve y da sabor” Salir a volvernos invisibles en la sopa del mundo, para darle sabor a todos y que descubran, que la vida tiene sabor, si se lleva en ella a Jesús.
  • Jueves: “La tarea es humanizar.” El bautismo, los sacramentos y la oración nos capacitan y tonifican para desempeñar una misión: animar con el evangelio y desde el evangelio la vida privada y pública. Animar es dar ánimo, infundir aliento y vida, poner alma y corazón en este mundo.
  • Viernes. “Misionar siempre, sin demora y sin miedo.” En una comunidad el impulso misionero es una señal de madurez. La fuerza de nuestra fe, se mide por la capacidad de comunicarla a los demás, de difundirla, de vivirla en la caridad, de dar testimonio a las personas que encontramos y que comparten con nosotros el camino de la vida.

 

Seguimos con la oración de la mañana en comunidad, el desayuno y cuatro pilares de formación:

  1. MORAL: El padre Javier Elizarri hace una radiografía de la exhortación Amoris Laetitia, “La alegría del Amor”, desarrollando tres puntos:

1º.- Panorámica del documento.

Un documento con variedad de temas y estilos diversos. Los tres primeros capítulos, son tres miradas a realidades distintas. Mirada a la Biblia para dar un tono adecuado, un tono religioso, un tono cristiano. Mirada a la realidad de la familia, con los pies en la tierra, una especie de sociología de la familia. Mirada a la doctrina de la iglesia recogiendo lo que seria el ideal de la familia en los planes de Dios. Los capítulos 4º y 5º dedicados al amor, son el centro de interés del documento. El capítulo 6º es el segundo mas largo junto con el cuarto y el quinto son la tercera parte del documento. En el capítulo 7º aparece un papa experto consejero en educación, los padres como educadores de los hijos. La educación en la familia. El 8º, se une al 6, la pastoral, las familias frágiles, heridas. El capítulo 9º, sobre la espiritualidad familiar y matrimonial, es el más corto. Lo más novedoso está en el 4º y el 8º.

2º.- Algunas características.

Es un documento largo, hay que hacer una lectura inteligente, no leerlo seguido, sino en distintos momentos. Tiene una mirada primordial a las personas, por ejemplo en el tema del matrimonio, no poner la institución por encima de las personas, lo más importante es vivir según el evangelio. Mirar a los demás con ojos positivos, descubrir lo bueno que hay en ellos, ver a Dios en el hermano. El documento huele a vida, a gente.

3º.- Tres puntos seleccionados.

A.- El Amor el centro de la vida de la pareja, del matrimonio y de la familia.

B.- Una iglesia compañera de camino. En las situaciones de fragilidad, MISERICORDIA. Acompañar, discernir e integrar.

C.- Resaltar la importancia que se le da a la conciencia, reivindicar la conciencia cristiana, “estamos llamados a formar las conciencias, pero no a sustituirlas”. Hay que ayudar a las personas a asumir la libertad de conciencia

    

  1. MISIÓN: El padre Rui Santiago nos habla de misiones redentoristas. La Fe en lenguajes simples.

 Es una obviedad, una evidencia pero no lo hacemos. Utilizar un lenguaje simple para explicar a un Dios cercano, un Dios que quiere hacerse entender por todos, que no es un Dios solo todopoderoso, sino un Padre Todopoderoso. Ya lo dicen nuestras constituciones, nuestro trabajo es contar buenas noticias. La originalidad redentorista es que vamos allí donde la pastoral ordinaria de la iglesia no llega, porque no puede, no quiere, o no se atreve porque tiene miedo. Miedo de lo diferente, de cambiar estructuras, de tener que aprender. Los redentoristas somos constructores de comunidad, de iglesia. Tenemos el doble reto de ser iglesia para los que no le gusta la iglesia y para los que no gustan a la iglesia. Hay que hacer presente el reino de Dios. Dios es misterio, pero no misterioso. El evangelio no es complicado, a veces porque sabemos, hacemos que no entendemos. Nosotros complicamos el evangelio para no entenderlo por miedo al compromiso.  En las cartas circulares de San Alfonso sobre las misiones también encontramos aspectos muy actuales: a la hora de simplificar nuestra acción misionera hay dos tentaciones: el simplismo y la superficialidad. El ambiente redentorista es el que apuesta por la reestructuración. Por el cambio, caminando hacia un nuevo ardor, lenguaje, mentalidad, métodos, ministerios, estructuras. Hay que recuperar el evangelio, en este marco encontramos la experiencia de la comunidad de Oporto, un trabajo exigente y creativo, que combina la misión a pie de calle, partiendo del interés de la gente, con las redes sociales.

 

  1. SOLIDARIDAD:

 El padre Jesús Hidalgo y Ana García Castellano. Misericordia como actitud, un año para celebrarla.

Tener una imagen de Dios es importante, nos define como cristianos. El papa nos ha invitado durante un año a reflexionar sobre este tema, para que cambiemos la imagen de un Dios castigador a un Padre Misericordioso. Sin embargo, no es algo nuevo, es una idea reflejada, salpicada por todo el Antiguo Testamento que traspasa al Nuevo Testamento. Desde profetas como Oseas, Jonás, Amós, los salmos de la misericordia hasta Jesús, que es la expresión de la misericordia del Padre. Los evangelios de la infancia, el Magnificat, el evangelio de Lucas, de Mateo, las parábolas de la misericordia. Conviene preguntarnos ¿qué hemos hecho a lo largo de este año jubilar para cumplir el programa del reino de Dios? Muchas charlas… Hemos insistido y recuperado las obras de misericordia, pero ¿las ponemos en práctica?

Jesús utiliza el lenguaje simbólico a través de las parábolas, sabe del poder de lo narrativo, nunca falla, no podemos escondernos. El alto precio de la misericordia, es enfrentarnos con la verdad, vernos, conocernos, tener conciencia de nuestros límites, saber lo pequeños que somos. Conmovernos de nosotros mismos, solo así podemos movernos a ser misericordiosos. Hacernos uno igual al otro. Muchas veces no nos dejamos ayudar, no aceptamos la misericordia. No estamos preparados para restablecer el vínculo roto, para practicar y vivir la justicia restaurativa. Usemos los cuentos, tiene un gran poder restaurativo, nos retratan miradas de corazón abierto.

 

      César García Rincón. Los refugiados en Europa un reto moral

A través de la parábola del buen samaritano, César, nos propone seguir las pistas de un camino con seis etapas, que nos permitirá encontrarnos, dialogar, conocer al otro y así compartir las partes del mapa y conseguir el gran tesoro. ¡Vivir todos juntos y en paz! Todo empieza por la mirada, después sentir compasión, acercarse, curar las heridas, comprometernos y contar con los demás. Dialogamos sobre ¿Cómo asumimos este compromiso, con esta realidad, como comunidad?, ¿cómo podemos tejer una red más amplia?

 

4. ESPIRITUALIDAD: El padre Pedro López nos conduce por la espiritualidad redentorista planteando dos cuestiones: ¿Qué rasgos definen a los redentoristas de la península ibérica? ¿Dónde tenemos que estar, trabajar hoy?

La espiritualidad redentorista es un estilo de vida, que encarna una respuesta a Dios, se vive en el seguimiento de Jesús, nace de la intuición y de la experiencia de vida de San Alfonso y se enriquece con todos los demás que lo han compartido a lo largo de la historia y lo comparten hoy. Es dinámico. Algunos medios para estructurar la espiritualidad redentorista son: regreso a los fundadores. Oír las nuevas constituciones. Trabajar dentro de la iglesia, en comunión, aunque a veces seamos críticos con ella. Acudir a los escritos redentoristas y partir de los destinatarios.

Las dimensiones de la espiritualidad redentorista la definen como una espiritualidad memorial, apostólica, cristo céntrico, comunitaria, de conversión, jubilosa, popular y mariana.

            

Al caer la tarde la celebración de la Eucaristía. Es Dios quien nos habla:

  • Hay que tener el corazón abierto a la conversión para vencer nuestras limitaciones.
  • Reconocemos nuestro pecado, esperamos en el Señor, creador de todo. Aclamamos su misericordia. Al final los justos resplandecerán como el sol
  • La alianza del Señor con su pueblo es perpetua, su fidelidad y misericordia nos acompañan eternamente. Somos enviados a todo el mundo a proclamad la buena noticia. Somos misioneros. El padre Antonio Danoz nos cuenta su vocación y experiencia misionera.
  • Somos portadores de la gracia de Dios, su amor ha sido derramado en nuestros corazones. El padre Pablo Jiménez Ruiz nos invita a contagiar la paz y la alegría del Espíritu Santo que se nos ha dado. Tenemos la gran responsabilidad del cuidado de las obras de Dios, de las obras de sus manos. Si sentimos como Pedro que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios vivo, seamos piedras vivas en la construcción de nuestra iglesia. Seamos signo y sacramento de salvación para el mundo.
  • Damos gracias por Margarita Parra, Rica Pérez y Diego Castro que van a realizar públicamente su compromiso personal con el carisma fundacional de San Alfonso, incorporándose como miembros activos de la Congregación al grupo de Misioneros Laicos del Santísimo Redentor.
  • El padre Rafael Alonso nos hace caer en la cuenta de que no hay mejor pedagogo que El Espíritu Santo, del que tenemos que aprender entre otras estas tres lecciones.

IMG_7127

  1. El mensaje no cambia, hay que construir el reino de Dios de una manera nueva, con un nuevo estilo de vida, que nace de la conversión.
  2. El Espíritu Santo ilumina nuestro corazón para vivir y construir comunidad, ayuda a la persona para vencer en la lucha contra todo lo que nos impide vivir en comunidad. Comunidades imperfectas, sirviendo desde sus limitaciones y saliendo a anunciar la Buena Noticia.
  3. Cuando estamos lejos del Espíritu Santo, Cristo pasa a ser una figura histórica, del pasado, el evangelio letra muerta, la iglesia una organización, la misión propaganda, y el culto un mero rito. Si vivimos según el Espíritu nuestros frutos serán: Caridad, Gozo, Paz, Paciencia, Amabilidad, Bondad, Mansedumbre, Fidelidad, Humildad, Autocontrol, Castidad y Generosidad. Y para darlos, nada mejor que practicar las obras de misericordia, que se nos dan como símbolo en un precioso marca páginas.

 

Por la noche, para interiorizar, una guía de oración nos recuerda que:

La oración ya está en nosotros. Es algo natural y fundamental que brota de nuestro interior de forma espontánea. Confía en que Él está ahí, y presta atención a todo lo que ocurre en el silencio de tu interior.

  • La oración cantada es una de las expresiones más esenciales en la búsqueda de Dios. Los cantos sostienen la oración personal, uniéndola a la vida cotidiana. Ayudan a desarrollar una vida interior.
  • La oración es amistad con Dios, Jesús es el maestro de oración. La oración requiere de un lugar adecuado y del silencio.
  • La adoración de la Cruz, momento especial de encuentro con Jesús.

 

OTROS MOMENTOS:

Encuentro Luso-Hispano preparatorio de la participación de laicos en el Capítulo General CSSR Información de la primera fase y preparación de la segunda fase. Se trabaja y avanzamos en cuestiones como “misión compartida”, definición de la figura del laico redentorista, del misionero laico del Santísimo Redentor, etc.

Hemos disfrutado de un almuerzo con los sabores de la tierra, compartiendo los alimentos de cada provincia. Además de un día de campo y cultura visitando Logroño y Viana.

Celebramos asamblea general con un intercambio luso-hispano y la evaluación general del encuentro. Una semana concentrada, aprovechada, donde no ha habido lugar para perder el tiempo. A pesar de ser el espino más accidentado, que muchos recordamos, ¿será por lo del trece? Hemos terminado como comenzamos cantando al ritmo de una guitarra y al calor de la queimada gallega, con la alegría que nos caracteriza.

Una vez más el Espíritu ha permitido finalizar con éxito el encuentro, nuestra tarea es transmitir la experiencia a los que deseándolo no pudieron compartirlo con nosotros, por diversos motivos,  también  a los demás. Ahora nos toca salir y ser sal, en nuestra comunidad, en la iglesia, en el mundo.  ¡Buen Camino!, ¡Feliz Misión!

María Isabel (MLSR)

 

 

 

 

Responder