Oración 2 agosto 2017

Canto: Crea en mí, oh Dios
 
1ª LECTURA: Éxodo 34, 29-35
Cuando Moisés bajó del monte Sinaí con las dos tablas de la alianza en la mano, no sabía que tenía radiante la piel de la cara, de haber hablado con el Señor. Pero Aarón y todos los israelitas vieron a Moisés con la piel de la cara radiante, y no se atrevieron a acercarse a él.
Cuando Moisés los llamó, se acercaron Aarón y los jefes de la comunidad, y Moisés les habló.
Después se acercaron todos los israelitas, y Moisés les comunicó las órdenes que el Señor le había dado en el monte Sinaí.
Y, cuando terminó de hablar con ellos, se echó un velo por la cara.
Cuando entraba a la presencia del Señor para hablar con él, se quitaba el velo hasta la salida. Cuando salía, comunicaba a los israelitas lo que le hablan mandado. Los israelitas veían la piel de su cara radiante, y Moisés se volvía a echar el velo por la cara, hasta que volvía a hablar con Dios.
Palabra de Dios.
 
SALMO: Sal 98, 5. 6. 7. 9
ANTÍFONA: Santo eres, Señor, Dios nuestro.

Ensalzad al Señor, Dios nuestro,
postraos ante el estrado de sus pies:
Él es santo.
Moisés y Aarón con sus sacerdotes,
Samuel con los que invocan su nombre,
invocaban al Señor, y él respondía.
Dios les hablaba desde la columna de nube;
oyeron sus mandatos y la ley que les dio.
Ensalzad al Señor, Dios nuestro;
postraos ante su monte santo:
Santo es el Señor, nuestro Dios.
ANTÍFONA: Santo eres, Señor, Dios nuestro.
 
EVANGELIO: San Mateo 13, 44-46
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
-«El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.»
Palabra del Señor
 
ORAR CON LOS SANTOS: 
Jesús mío: treinta años pasaste de penas, trabajos y sudores. Diste la vida para salvar a los hombres y nada omitiste para hacerte amar. ¿Por qué habrá tantos hombres que lo ignoran y no te quieren amar? Yo he sido uno de esos ingratos, lo reconozco. Ten piedad de mí, Jesús amado. Te ofrezco mi corazón ingrato pero arrepentido. Cuánto me pesa haberte despreciado, amado Redentor. Arrepentido estoy, y te amo con toda el alma. (San Alfonso Mª de Ligorio)
 
SANTOS DEL DÍA:
Nuestra Señora de los Ángeles. Santos: Eusebio de Vercelli, obispo; Esteban, papa; Máximo, Auspicio, Eufronio, Pedro de Osma, obispos; Catalina, Teódota, Evodio, Rutilio, mártires; Guillermo, abad; Juana de Aza y Pedro Fabro, beatos.

Miércoles 2 agosto 2017

 

Responder