Nuestros símbolos

«El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido, me ha enviado a anunciar a los pobres el Evangelio, a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor» (Lc 4, 18-19)

Nuestros símbolos son signos de la Redención. Para los Redentoristas de todo el mundo, hay tres símbolos que le identifican como parte de la Congregación del Santísimo Redentor: las iniciales CSSR, el sello y el Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

 

Las siglas C.Ss.R.

Las siglas C.Ss.R. son las iniciales de Congregatio Sanctissimi Redemptoris. El nombre oficial latino de nuestra congregación religiosa se traduce como Congregación del Santísimo Redentor, aunque somos más conocidos como “Redentoristas”. Estas iniciales aparecen al final de los nombres y apellidos de los Redentoristas, indicando su pertenencia a la congregación.

 

El sello o escudo

El sello o escudo de la Congregación fue diseñado por San Alfonso. El sello tiene como elementos centrales los símbolos de la pasión redentora de Cristo: una cruz sobre tres montes, sobre la que se apoyan, en el brazo derecho la lanza con la que le traspasaron, y en el brazo izquierdo la caña coronada por la esponja o hisopo, con la que le dieron a beber vino mezclado con hiel durante la crucifixión. Estos elementos quieren expresar el amor de Jesucristo: “me amó hasta dar la vida por mí” (Gal 20, 20). A los lados de la cruz pueden leerse las abreviaturas latinas de los nombres de Jesús (IS) y María (MA). Encima puede verse el ojo radiante que simboliza la presencia de Dios en toda la creación; un Dios que se revela de manera potente y paradójica en la muerte de su Hijo. En algunas versiones modernas se ha sustituido el ojo por una paloma que representa al Espíritu Santo. Otras han icorporado al ojo el ya conocido triángulo.

El sello es rematado por una corona real, ya que el origen de la Congregación Redentorista era el Reino de Nápoles o de las Dos Sicilias. Finalmente, bajo el sello se puede ver una leyenda que reza: “Copiosa apud eum redemptio”, palabras latinas tomadas del salmo 130, 7. El salmo dice: “del Señor viene la misericorida, y en él la Redención es sobreabundante”. Esta frase fue elegida para identificar el carisma redentorista.

El icono del Perpetuo Socorro

El tercer símbolo es el icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Aunque los primeros redentoristas no lo conocieron, hoy en día se ha convertido también en un icono de los Misioneros Redentoristas por todo el mundo. Las primeras generaciones redentoristas no lo conocieron, pero desde 1866 acompaña a los Redentoristas en cada misión. La Virgen del Perpetuo Socorro es la patrona de las Misiones Redentoristas.

Además, este icono de la Santa Madre de Dios posee unas curiosas similitudes con el sello redentorista. Cristo Redentor, el centro del icono, acude al Perpetuo Socorro de su Madre María, porque observa a dos ángeles. Miguel y Gabriel le muestran al divino Niño los instrumentos de la pasión redentora: la cruz con los clavos, la lanza y la esponja. También aparecen en abreviaturas los nombres de Jesús (IC XC) y María (MP OV).