Aniceto Lizasoain Lizaso

 

Nacía el Siervo de Dios en Irañeta (Navarra) en 1877. Su infancia transcurrió en el pueblo natal, donde se encuentra el popular Santuario navarro de San Miguel. Tuvo un hermano sacerdote de la Diócesis de Pamplona y otro hermano, Lorenzo Lizasoaín, que profesó como Marista, murió también mártir en la Persecución religiosa de 1936 en Toledo. Poco más sabemos de su infancia, salvo que su lengua materna era el euskera. Cuando contaba 12 años, en febrero de 1889, ingresó en El Espino (Burgos) como jovenista, para formarse y ser Redentorista, sin apenas saber hablar en castellano. Sus progresos en el seminario redentorista de El Espino fueron pocos, debido a la dificultad de la lengua. No obstante, debido a su bondad y piedad, pudo ir en 1895 a Nava del Rey (Valladolid) para continuar su proceso de formación. Emitirá sus votos en 1896. Era muy inocente, muy caritativo, rezador, celoso; tenía bastante juicio práctico, y aunque le faltaba algo de talento teórico, era muy listo para las cosas materiales. Emitida su profesión fue a la Casa-Estudiantado en Astorga (León). Puesto que el nivel académico que presentaba el Siervo de Dios era insuficiente para comenzar los estudios de Filosofía, los superiores creyeron oportuno que realizara dos cursos previos. En octubre de 1898 comenzaba la Filosofía. En 1899 recibía la Tonsura y las Órdenes Menores de manos del Obispo de Astorga. Entre 1900 y 1902 realiza los estudios de Teología Dogmática.

Al inicio de 1903, estudiando Moral, y cerca ya de su Ordenación comenzó su martirio. Los superiores le comunicaron que no podía continuar los estudios para el sacerdocio por su falta de talento teórico. Se le ofrecieron dos posibilidades, o bien abandonar la Vida Religiosa o bien continuar en ella como Hermano coadjutor, si quería seguir en la Congregación. La disyuntiva le sume en una crisis nerviosa y viaja a su casa para descansar. Regresa con la intención de llegar a ser sacerdote en el momento propicio. Destinado como sacristán al Perpetuo Socorro de Madrid, y en 1904 a Granada, espera el momento en que de nuevo pueda continuar sus estudios. Pero no se le da más opción que ser Hermano coadjutor redentorista. Nunca le abandonará el sufrimiento de su sacerdocio malogrado. Con él irá durante treinta años.

En Granada estuvo desde 1904 a 1918 desempeñando tareas de sacristán, portero y ecónomo de la Comunidad. En 1918 va destinado a Valencia. De Valencia va a Madrid en 1920, donde residirá hasta su muerte. Aquí vive en la comunidad de San Miguel desde 1920 a 1922 cuidando del anciano y ciego P. Azevedo. En mayo de 1922 es destinado al Santuario del Perpetuo Socorro de Madrid, donde residirá hasta el 19 de julio de 1936 en que saldrá de la residencia para refugiarse en una casa particular. El Siervo de Dios salió de su residencia el 19 de julio de 1936, y durante las primeras semanas de la persecución estuvo refugiado en casa de Dña. Emilia Alcázar, cerca del Santuario del Perpetuo Socorro. Allí permaneció casi un mes; al comienzo con el H. Pascual y después con el H. Máximo. A aquellos que le visitaban les decía: “me encuentro bien y ya he ofrecido mi vida por Jesucristo”. Antes de salir de casa de Dña. Emilia quemó todos los escritos que le podían comprometer y dejó allí los libros piadosos. El día 14 de agosto de 1936 se trasladó a la Calle Larra, al piso de una rusa llamada Lydia. El día 16 de agosto se presentaron los milicianos para un registro, pero presentándose la dueña como rusa desistieron. Ya se marchaban cuando ésta les dice: “Tengo aquí un huésped que debe ser un fraile”. Inmediatamente echaron mano del Hermano. Éste les pidió que le permitieran entrar en el cuarto de baño; allí se puso a romper papeles que le podían comprometer, como era el diario que seguía escribiendo. Como tardaba en salir y oyeron ruido de papeles, los milicianos entraron violentamente en el cuarto de baño y todavía lograron coger algunos de los papeles que bastaban para la perdición de su autor. Parece ser que le llevaron a la checa de Bellas Artes. Se da como fecha probable de su muerte el 17 de agosto, tal como aparece en un Acta de defunción del Juzgado Municipal de Chamartín de la Rosa.