REZAR EN CUARESMA – 11 febrero 2016

Canto: Bonum est confidere in Domino.Bonum, sperare in Domino.
 
1ª LECTURA: Deuteronomio 30, 15-20
Moisés habló al pueblo, diciendo:
«Mira: hoy te pongo delante la vida y el bien, la muerte y el mal. Si obedeces los mandatos del Señor, tu Dios, que yo te promulgo hoy, amando al Señor, tu Dios, siguiendo sus caminos, guardando sus preceptos, mandatos y decretos, vivirás y crecerás; el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde vas a entrar para conquistarla.
Pero, si tu corazón se aparta y no obedeces, si te dejas arrastrar y te prosternas dando culto a dioses extranjeros, yo te anuncio hoy que morirás sin remedio, que, después de pasar el Jordán y de entrar en la tierra para tomarla en posesión, no vivirás muchos años en ella.
Hoy cito como testigos contra vosotros al cielo y a la tierra; te pongo delante vida y muerte, bendición y maldición. Elige la vida, y viviréis tú y tu descendencia, amando al Señor, tu Dios, escuchando su voz, pegándote a él, pues él es tu vida y tus muchos años en la tierra que había prometido dar a tus padres Abrahán, Isaac y Jacob.»
Palabra de Dios.
 
SALMO 1
ANTÍFONA: Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor. 
Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche.
Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin.
No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
En el juicio los impíos no se levantarán,
ni los pecadores en la asamblea de los justos;
porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal.
ANTÍFONA: Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor. 
 
LECTURA DEL EVANGELIO: Lucas 9,22-25
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día. Y, dirigiéndose a todos, dijo:
– El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se perjudica a sí mismo?
 
PETICIONES:

  • Padre, que amas a todos los hombres, haz que cooperemos al progreso de la comunidad humana y que en todo busquemos tu reino con nuestros esfuerzos.
  • Haz que tengamos hambre y sed de justicia y acudamos a nuestra fuente, que es Cristo, el cual entregó su vida para que fuéramos saciados.
  • Te pedimos que nos ayudes a ser fieles al compromiso adquirido a pesar de las dificultades que encontramos en la vida.
  • Concédenos, Señor Jesús, tu coraje y tu alegría para acompañarte cada día. Y la sabiduría para descubrir lo que puede separarnos de ti.

 

PADRE NUESTRO. 

AVE MARÍA.

COMPROMISO: Da de tu tiempo. Se trata de dejarnos a nosotros mismos un lado y pensar en el otro: eso es amar.

ORACIÓN FINAL. (San Alfonso)
Sin acordarme de Ti, Jesús, no viviría.
Pero mucho te olvidé en el pasado,
sin advertir qué grande desventura supone el ofenderte.
Ahora lloro, Señor, por mi ignorancia,
pero más todavía por ese amor que me has manifestado,
y que yo desprecié.
Entra en mi corazón y graba a fuego
como marca imborrable, ese dulce recuerdo
de tu Redención.
Hazme tuyo y no dejes que se alejen de Ti
mis pensamientos.

Jueves 11 febrero 2016

 

Responder