Noticias

La renovación de nuestra vida consagrada

Escrito por en Mar 20, 2017 en Reflexión | Comenta

 

Después del Año de la Vida Consagrada

No hace mucho tiempo que concluyó el Año de la Vida Consagrada. Sería bueno preguntarse lo que, en concreto, ha quedado en nosotros y en nuestras comunidades después de este año tan especial.

Recordamos el lema del Año de la Vida Consagrada: ¡Despertad al mundo! “¡Despertad al mundo, iluminadlo con vuestro testimonio profético y contracorriente!” – nos dijo el Papa Francisco en el mensaje de apertura del Año de la Vida Consagrada. En el mismo mensaje el Papa nos ha indicado tres actitudes programáticas para implementar esta llamada a despertar al mundo: siendo alegres, siendo valientes y siendo hombres y mujeres de comunión. En su carta apostólica, dirigida a todas las personas consagradas, ha compartido la perspectiva con la que debemos caminar: mirar con gratitud el pasado, vivir el presente con pasión, y abrazar el futuro con esperanza.

Sería muy útil si pudiéramos pasar algún tiempo en nuestras comunidades llevando a cabo una reflexión sincera sobre lo que hemos recibido durante el Año de la Vida Consagrada como comunidad “concreta”. Este análisis en retrospectiva nos podría ayudar a entender e intuir tanto lo que se ha logrado como lo que queda por hacer, lo que nos ha dado nueva luz y nueva vida, y lo que se ha convertido en un obstáculo en el camino de nuestra la vida consagrada.

Mensaje del Capítulo

El último Capítulo General en su mensaje a la Congregación desarrolla temas ya propuestos durante el año de la vida consagrada; con las siguientes palabras se nos invita a una reflexión muy seria y sincera:

Cada cohermano analice en profundidad su vida consagrada y vea cuáles son los aspectos de su vida que es necesario convertir y revitalizar. Es fundamental una íntima comunión con Cristo Redentor que toque nuestras heridas personales y comunitarias, las cure, fortalezca nuestra vida espiritual y nos haga disponibles para la misión. Nuestra comprensión de la Comunidad Apostólica Redentorista estaría incompleta sin la promoción alegre de la vocación. Alentamos a todos los cohermanos a redescubrir la belleza de su vocación redentorista, y a convertirse en los primeros agentes de pastoral vocacional en sus Unidades, creando una cultura vocacional, para que muchas personas se incorporen a nuestra familia.

Si tomamos en serio esta invitación a llevar a cabo un examen profundo de nuestra vida consagrada, cada uno de nosotros podría identificar los “espacios interiores de misión” en los que se necesita conversión y renovación.

El Capítulo señala que, como base para este proceso de revisión, es necesario establecer una comunión íntima con Cristo Redentor. Sólo en unión con Él esta “operación a corazón abierto” puede tener éxito y convertirse en un proceso de curación. Tenemos que comenzar examinando el estado de nuestra relación con Cristo. Él es la fuente de mi vocación y Él es el que me envía en misión al mundo de hoy. ¿Leo mi vida en esta perspectiva?

En segundo lugar, el Capítulo nos invita a redescubrir la belleza de nuestra vocación. Vivimos una vocación común que es la “suma” de muchas vocaciones. En otras palabras, nuestras historias están ligadas: la historia de mi vocación desde el inicio hasta el momento presente se une a las historias de la vida de cada Redentorista, y éstas contribuyen a la forma actual de nuestra Congregación. La belleza de esto está en redescubrir “cómo” permanezco disponible para la misión de Cristo en el mundo de hoy, con todas las consecuencias de esa elección. He hecho mi elección, y no me arrepiento. Tengo la profunda convicción de que, a pesar de los mejores y perores momentos, a pesar de las muchas dificultades, he vivido una vida dedicada a Cristo, y puedo sentir todavía que Él camina a mi lado.

En tercer lugar, la certeza de que hoy en día vale la pena ser redentorista, me lleva a un modo de confianza que me permite promover este estilo de vida para los demás. A causa de lo que he experimentado, quiero compartir, quiero hacer a otros partícipes de esta historia que comenzó antes que yo, y que continúa en mi vida.

Algunas preguntas para la reflexión y el diálogo:

•         ¿Crees que la vida de tu comunidad puede atraer a alguien a unirse a nosotros?

•         ¿Aconsejarías este tipo de vida a los jóvenes que encuentras en tu actividad misionera?

•         ¿Crees que estás haciendo lo suficiente en este campo de tu vida como Redentorista?

Nuestras Constituciones

En nuestras Constituciones y Estatutos hay muchas referencias a nuestra vida consagrada, y a la vida dedicada al Santísimo Redentor. Tomamos aquí una sola referencia -Constitución 56- que dice: Bajo la acción del Espíritu Santo, los redentoristas se esfuerzan en llegar a la donación total de su ser para hacerse ellos mismos, por Cristo, respuesta de amor al Señor “que los amó primero (1 Jn 4, 10)”. Esta respuesta la expresan por la profesión de los votos de castidad, pobreza y obediencia.

Esta Constitución en particular, nos llama a ofrecer una entrega total de nosotros mismos. Darnos a nosotros mismos de esta manera es una decisión que sólo puede llevarse a cabo como fruto del Espíritu Santo que se mueve y nos fortalece en nuestra vocación. Se trata de una respuesta libre de nuestra parte al amor de Cristo, que nos amó primero.

Cada cambio y cada conversión comienza con la experiencia del amor de Dios. Nuestra respuesta puede ser total y completa sólo si hemos sido y somos tocados profundamente por Dios. Sólo entonces podemos encontrar un nuevo entusiasmo y nuevas habilidades para renovarnos. Nuestros votos de castidad, pobreza y obediencia son la expresión de nuestra clara elección y decisión. Esta es la razón por la que la Constitución 56 se describe como una respuesta de amor. Cada cambio debe llevarnos a la misión, a una actividad apostólica concreta que encuentra su origen en la misión de Cristo.

Algunas preguntas para la reflexión y el diálogo:

•         ¿De qué manera estas palabras “idealistas” resuenan en mis oídos?

•         ¿Encuentran en mi corazón una respuesta inmediata o tal vez, porque son demasiado “idealistas”, encuentran resistencia?

•         ¿Cómo podemos responder a esta invitación a nivel individual y comunitario?

•         ¿Hay, en nuestra vida comunitaria, “espacios interiores de misión” que deben ser renovados?

Bebiendo de nuestra fuente

Pronto nos disponemos a celebrar la fiesta de San Clemente Hofbauer. Este cohermano se presenta siempre como un ejemplo de dedicación y de celo apostólico. Su famoso dicho es: “¡El Evangelio debe ser predicado de una manera nueva!” Su tiempo no era muy diferente al nuestro, y ahora se presenta ante nosotros como un guía, ya que fue capaz de encontrar formas eficaces de llegar a los pobres y a los abandonados.

La figura de San Clemente Hofbauer nos inspira y a veces nos reta. Nos preguntamos: “¿Cómo fue posible trabajar de este modo?” Tuvo que pasar por muchas dificultades en su vida apostólica, y sin embargo se le llama “un místico en acción”. ¿Cómo es que este hombre, a veces descrito como un “fracaso total”, todavía puede inspirar y atraernos a todos nosotros?

He aquí algunos puntos de su fisonomía apostólica que tal vez nos puedan animar , tanto en nuestro ministerio en el mundo actual, como en la renovación de nuestra vida consagrada:

•         Clemente tenía una conciencia muy realista de su responsabilidad y de su especial misión  para su tiempo, para el particular período histórico en el que se encontraba el mundo, la Iglesia y la Congregación.

•         Tenía el sentido profético para entender la evangelización como un criterio normativo para la comunidad apostólica.

•         Clemente conocía el poder de la Encarnación en la periferia del mundo, de las naciones, y de la Iglesia, permitiendo que el evangelio fuese predicado a los más abandonados de una manera más relevante y significativa.

•         Sentía una gran urgencia de comunión en la comunidad apostólica redentorista, tanto en el apostolado como en la vida ordinaria.

•         Es un testigo de armonía entre la dimensión activa de la vida y la contemplativa.

•         Nos ofrece el testimonio de una actitud y una perspectiva de futuro.

•         Clemente nos lleva a vivir, como él mismo vivió, una auténtica creatividad y una fidelidad radical al mundo en el que vivimos y en el que hemos sido llamados a trabajar, a la Iglesia, al Espíritu, a Cristo, a la Congregación, al carisma fundacional encarnado por Alfonso, y a la llamada personal a través de la cual esta fidelidad nos invita a servir a los pobres.

Algunas preguntas para la reflexión y el diálogo:

•         ¿Qué debería significar para nosotros vivir en una Congregación que tiene como miembro a un apóstol de la talla de Clemente Hofbauer?

•         ¿Qué nos dice Clemente sobre el amor a la Congregación? … ¿qué sobre la fidelidad a la tradición? … ¿qué sobre la renovación?

•         ¿De qué manera Clemente nos puede inspirar en la renovación de nuestra vida consagrada?

—————————————————————————————————-

UN SOLO CUERPO es un texto de oración mensual propuesto por el Centro de Espiritualidad Redentorista. Para más información:

P. Piotr Chyla CSsR (Director del Centro de Espiritualidad,

Roma) – fr.chyla@gmail.com

Mensaje del Capítulo General a la Congregación

Escrito por en Mar 17, 2017 en Carrusel en la página de inicio, CSsR en el mundo, Noticias | Comenta

A todos los Redentoristas, laicos asociados, las Redentoristas y miembros de institutos afiliados.

TESTIGOS DEL REDENTOR: Solidarios para la Misión en un mundo herido

No tenemos derecho a proclamar a Jesús como nuestro Señor y nuestro Dios, si no tocamos sus heridas (Cf. Jn 20,27).

1.       En un clima de alegre esperanza se ha celebrado en el Centro Redentorista de Pattaya (Tailandia), por primera vez en Asia, el 25º Capítulo General en su fase canónica. Los 101 capitulares, entre los que se encontraban siete Hermanos, hemos convivido con los más desfavorecidos y vulnerables de la ciudad a los que sirven nuestros cohermanos redentoristas. En la apertura del Capítulo, el Superior General, P. Michael Brehl, nos ha invitado a dejarnos tocar por la presencia del Espíritu Santo que desafía a la Congregación a ir a las periferias del mundo.

2.       Estamos en proceso de discernimiento. En la Primera Fase del Capítulo General tomamos conciencia de las preocupaciones. En esta segunda Fase hemos constatado que la Congregación continúa experimentando la misma llamada que sintieron San Alfonso, nuestros santos, beatos y mártires, y nuestros predecesores, a salir de nuestra comodidad y a eliminar todo lo que nos impide ser libres y proféticos. La Tercera Fase del Capítulo será la ocasión para discernir las aplicaciones concretas en cada Conferencia.

Atentos a las heridas del mundo

3.       El Cardenal Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila, quien predicó el retiro del Capítulo nos invitó a vivir en solidaridad, atentos a las heridas del mundo. Muchos cohermanos se sienten heridos por las dificultades que afrontan. Otros sienten la herida de la insatisfacción o de su propia pobreza. Como Tomás en el Evangelio (Cf. Jn 20,27), somos invitados a tocar las heridas de Jesucristo en los sufrientes de nuestro tiempo (Cf. LG 8.3), y encontrar en ellas sanación para las nuestras (Cf. 1P 2,24).

4.       Urge desarrollar una actitud de escucha. Escuchemos a Dios que sigue hablando al corazón de las personas. Escuchemos a los cohermanos de comunidad que son nuestros compañeros de camino. Escuchemos a los más abandonados, especialmente a los pobres, a quienes somos enviados. Vivamos en actitud de diálogo constante con las culturas y religiones en las que están insertas nuestras comunidades.

5.       No debemos tener miedo del mundo secularizado. Éste nos aporta muchos elementos importantes que podemos utilizar en nuestra misión. Toda nuestra reflexión teológica, especialmente la Teología Moral, debe abrirse al diálogo con estas realidades (Cf. Const. 19).

La revitalización de la Vida Consagrada

6.       La Vida Consagrada es uno de los tesoros más bellos de la vida de la Iglesia. El Papa Francisco nos invita a: “vivir con alegría y gratitud este ministerio, con la certeza de que no hay nada más bello en la vida que pertenecer para siempre y con todo el corazón a Dios, y dar la vida al servicio de los hermanos” (Papa Francisco, 11 de abril de 2015). Y aunque la Vida Consagrada está pasando por una crisis importante, creemos que éste es un buen momento para testimoniar la belleza de una vida edificada desde los consejos evangélicos. En todas partes, las personas buscan autenticidad en las relaciones. En nuestra vida consagrada podemos encarnar esta amistad evangélica (Cf. Const. 34).

7.       Cada cohermano analice en profundidad su vida consagrada y vea cuáles son los aspectos de su vida que es necesario convertir y revitalizar. Es fundamental una íntima comunión con Cristo Redentor que toque nuestras heridas personales y comunitarias, las cure, fortalezca nuestra vida espiritual y nos haga disponibles para la misión. Nuestra comprensión de la Comunidad Apostólica Redentorista estaría incompleta sin la promoción alegre de la vocación. Alentamos a todos los cohermanos a redescubrir la belleza de su vocación redentorista, y a convertirse en los primeros agentes de pastoral vocacional en sus Unidades, creando una cultura vocacional, para que muchas personas se incorporen a nuestra familia.

Una Congregación en salida

8.       Durante el Capítulo ha resonado con fuerza la llamada del Papa Francisco a “salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (EG 20), y a evaluar nuestras estructuras ya que en muchas ocasiones “pueden llegar a condicionar un dinamismo evangelizador” (EG 26; Cf. Const. 15). Así, cobra renovado sentido y gran actualidad nuestra vocación misionera en la Iglesia.

9.       Nuestras Constituciones nos recuerdan que “esto lo lleva a cabo acudiendo con dinamismo misionero y esforzándose por evangelizar en las urgencias pastorales a los más abandonados, especialmente a los pobres” (Const. 1). ¿Tendremos el coraje necesario para preguntarnos dónde se encuentran las periferias en nuestras Unidades? ¿Estaremos dispuestos a mostrar nuestra disponibilidad misionera? Cada Unidad deberá estar atenta a estas urgencias, teniendo muy en cuenta a los jóvenes, a los migrantes y a los más desfavorecidos.

Misioneros de la alegría y de la misericordia

10.   Los redentoristas de hoy somos llamados a narrar historias de redención, la historia de un Dios que se ha hecho presente en Jesús de Nazaret; la propia historia personal de cada uno de nosotros. Nos urge llevar “un anuncio renovado que ofrece a los creyentes, también a los tibios o no practicantes, una nueva alegría en la fe y una fecundidad evangelizadora” (EG 11). Para ello alentamos a entrar en un proceso de formación permanente como proyecto de vida que nos conforma con Jesucristo. Llamamos a todos los redentoristas a ser testimonio de cercanía y amor con todas las personas, como Dios mismo lo hace con ellos. No basta con experimentar la misericordia de Dios en la propia vida; también es necesario ser instrumentos de misericordia para los demás.

Como cuerpo misionero

11.   “Para realizar su misión en la Iglesia, la Congregación reúne cohermanos que, viviendo en común, constituyen un único cuerpo misionero” (Const. 2). Todos los redentoristas nos sentimos miembros de un proyecto común con toda la Congregación. Desde ahí animamos a todos a cuidar el sentido de pertenencia y a cultivar la vida comunitaria. La comunidad que queremos es lugar de inclusión de todos los cohermanos, ancianos y jóvenes, con sus heridas y virtudes, y con amplio espacio para la corresponsabilidad.

12.   Esta comunidad lee los signos de los tiempos, mantiene su fidelidad creativa al evangelio y promueve siempre nuevas iniciativas para animar la vida espiritual y comunitaria de los cohermanos. Porque la ley esencial de la vida de los congregados es vivir en comunidad y realizar la obra apostólica a través de la comunidad, alentamos a que se tenga en cuenta el aspecto comunitario siempre que se acepta un trabajo misionero (Cf. Const. 21).

En misión compartida

13.   Cinco Laicos redentoristas, representando a las Conferencias, se han hecho presentes en nuestro Capítulo General. En ellos hemos reconocido la riqueza de nuestro carisma que también el Señor regala a los laicos y que permite una presencia y una palabra profética en medio del mundo. También nos sentimos llamados a construir el Reino con la gran familia redentorista que forman la Orden y tantas congregaciones y asociaciones con las que compartimos carisma.

Un nuevo liderazgo para la misión (Cf. Jn 10,11ss)

14.   Para responder mejor a esta renovada presencia misionera en medio del mundo, el Capítulo General ha decidido continuar el proceso de reestructuración para la misión. Las Conferencias, por las que el Capítulo sigue apostando, son un instrumento válido para hacer efectiva esta nueva presencia.

15.   La Congregación necesita líderes al estilo de Jesucristo, comunidades y personas que ejerzan el liderazgo en la misión, que tengan visión de futuro y nos muestren la dirección a seguir, íntegros y auténticos, capaces de trabajar en equipo, y obedientes a la misión.

Construir el Reino de Dios desde la solidaridad

16.   Lanzamos una llamada urgente a todos los redentoristas, especialmente a los que se encuentran en la formación inicial y a los cohermanos jóvenes, a abrazar con esperanza el presente y a ponerse en camino hacia las periferias para que llegue a todos la novedad del Reino, especialmente a los más vulnerables y abandonados. Animamos a nuestros cohermanos mayores, que han entregado con gran generosidad su vida al anuncio del Evangelio, a que sostengan con su solidaridad, esfuerzo y oración todas las iniciativas que el Espíritu ponga en marcha en los próximos años (Cf. Const. 55).

17.   Asumamos el reto de vivir y construir la solidaridad: solidaridad con nuestro mundo, con la creación, y con los hombres y mujeres de nuestro tiempo; solidaridad con los más desfavorecidos de nuestra sociedad.

18.   Extendamos la práctica de la solidaridad a todos los ámbitos de nuestra vida:

–         Solidaridad con el Gobierno General compartiendo personal y recursos;

–         Solidaridad de las Unidades entre sí, asumiendo proyectos de ayuda con otras Unidades más necesitadas;

–         Solidaridad en nuestras comunidades fomentando la corresponsabilidad en las tareas y servicios comunes y asumiendo compromisos concretos de opción por los más abandonados de su entorno;

–         Solidaridad a nivel personal, analizando cada uno si su estilo de vida corresponde con su opción de vida y asumiendo gestos concretos de opción por los pobres (Cf. Const. 92-96).

19.   Seamos profecía para nuestro mundo con nuestro estilo de vida, con nuestra denuncia de las estructuras de pecado y con el anuncio de la abundante redención que nos llega en Jesucristo y que libera y dignifica al ser humano.

20.   Compartimos este mensaje desde el espíritu misionero de san Alfonso, su propuesta moral de la benignidad pastoral y la misericordia. Que Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, Madre de misericordia, nos acompañe en el anuncio de la redención y la vida nueva.

(El original es en español)

Pattaya, a 23 de noviembre de 2016

Pascuas – PJVR – 2017

Escrito por en Mar 14, 2017 en Carrusel en la página de inicio, Noticias | Comenta

PASCUAS “XTI” Si quieres vivir una Semana Santa con otros jóvenes y acompañado con los Misioneros Redentoristas en diferentes comunidades y desde diferentes experiencias, ponte en contacto con tu responsable de PJVR y con quien se señala en la información.

XTi… en MISIÓN (Mérida); en HERMANDAD (Sevilla); en ORACIÓN (Astorga); en el ENCUENTRO (Iniciación- Madrid); en BÚSQUEDA (Vocacional-Granada); en SERVICIO (Valencia).

Descargar información

Congreso Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Escrito por en Mar 5, 2017 en 150 años, Carrusel en la página de inicio, Noticias | Comenta

Del 3 al 7 de mayo de 2017 tendrá lugar en Madrid el I Congreso Europeo “Nuestra Señora del Perpetuo Socorro” para conmemorar el 150 aniversario de la entrega a los Redentoristas del Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Fue deseo del P. General que el Jubileo del Perpetuo Socorra no quedase sólo en el año en el que se cumplían los 150 años de la entrega del Icono por parte del Papa a la Congregación, sino que en este año en el que estamos, bajo el lema “Dadla a conocer”, se continuara con la labor de propagación de la devoción al Perpetuo Socorro y la profundización en el conocimiento del mismo.

Con este motivo, la Conferencia de Europa ha organizado para el mes de mayo un encuentro en Madrid, destinado a toda la familia redentorista, en el que poder conocer mejor nuestra espiritualidad mariana, profundizar en el conocimiento y devoción al Perpetuo Socorro y compartir experiencias de evangelización entre las diferentes unidades de la Conferencia.

Dicho encuentro tendrá lugar en Madrid del 3 al 7 de mayo de 2017. Es un encuentro abierto a la participación tanto de redentoristas como de laicos que por algún motivo tengan relación con el Perpetuo Socorro.

La colaboración económica para los gastos del encuentro, incluido el alojamiento y las comidas, es de 275 euros.

En el caso de las comunidades de Madrid, hay otras dos opciones de inscripción:

  •  Participar en todo el encuentro incluidas las comidas y las cenas pero durmiendo en su propia casa. Esta opción tiene un coste de 100 euros.
  • Participar sólo en las conferencias y actividades del encuentro, comiendo, cenando y durmiendo en su propia casa. Esta opción 40 euros.

Os animamos a dar difusión a este encuentro y a participar en el mismo.

Os adjuntamos un díptico informativo y una hoja de inscripción que, una vez rellena, ha de escanearse y enviarse a phevent2017@gmail.com

 

Programa en español

English Program

Hoja de Inscripción

E u r o p e a n   E v e n t – PROGRAMA

 

3 de mayo, miércoles

16.00/19.00    Acogida

19.00    Eucaristía inaugural presidida por el P. General

21.00     Cena

22.00     Primeras informaciones y oración de la noche.

 

4 de mayo, jueves

09.00     Oración de la mañana

09.45     Conferencia: De Alfonso al Perpetuo Socorro: las raíces de la espiritualidad mariana en la C.Ss.R

Tiempo de escucha, reflexión y compartir.

13.00     Tiempo libre

14.00     Almuerzo

16.30     Conferencia: El sentido de los iconos

17.15     Descanso

17.30     Conferencia: El Icono del Perpetuo Socorro, símbolo de misericordia.

Tiempo de escucha, reflexión y compartir.

20.00     Eucaristía

21.00     Cena y tiempo libre

 

5 de mayo, Viernes

09.00      Oración de la mañana: introducción a la contemplación del Icono.

Tiempo para la contemplación personal.

10.30      Descanso

11.15      Compartir por grupos: mi experiencia personal de contemplación.

12.45      Tiempo libre

14.00      Almuerzo

16.00      El Icono Misionero: la evangelización con el Icono. Compartiendo experiencias, nuevas iniciativas y presencia en las redes sociales.

19.00      Eucaristía

20.00      Cena

21.00      Vigilia joven: una noche con el Icono

 

6 de mayo, sábado

09.00     Tiempo de compartir en grupos de idiomas: ¿Qué hemos aprendidos? ¿Qué hacer a partir de ahora? Buscando iniciativas en común.

Presentación del mensaje final del Evento.

12.00     Tarde libre

19.00     Eucaristía de clausura

21.00     Cena y noche cultutral

 

7 de mayo, domingo

Vuelta a casa.

NER – marzo 2017

Escrito por en Mar 5, 2017 en Boletín NER, Noticias | Comenta

SUMARIO

·        El papa Francisco y la moral católica.

·        Ecos del Año jubilar de la Virgen del Perpetuo Socorro

·        Unidos en mi amor” – “Unidos en la misión”

·        50 años haciendo Comunidad

·        Encuentro de Misioneros Laicos del Santísimo Redentor

·        De nuestras comunidades

·        In memoriam: PP. Gregorio G.Olano y Alfonso Morán

·        Congreso de Ntra. Sra. Del Perpetuo Socorro.

NER – marzo 2017

 

Encuentro anual de Misioneros Laicos del Santísimo Redentor y Asamblea de Laicos

Escrito por en Mar 5, 2017 en Carrusel en la página de inicio, Laicos Redentoristas, Noticias | Comenta

Como todos los años a finales de febrero, ha tenido lugar el Encuentro anual de Misioneros Laicos del Santísimo Redentor (MLSR) en el santuario del Perpetuo Socorro de Madrid que, como siempre, nos ha abierto sus puertas con la alegría y el cariño al que ya estamos acostumbrados. Misioneros laicos de Granda, Sevilla, Madrid, y Vigo hemos compartido con algunos miembros del Gobierno y con el P.Provincial, no solo las vivencias de este año transcurrido, sino también muchos planes y proyectos de futuro. Tras una oración, el P.Provincial nos dirigió unas palabras en la que nos explicó el trabajo que se está realizando en todas las casas para continuar con la siguiente fase del capítulo provincial que tendrá lugar en septiembre. Siguiendo las directrices del  Capítulo General  se están tratando temas relacionados con la atención a familias, a los cohermanos mayores, pastoral vocaciona y juvenill, misión itinerante, reestructuración de la provincia…

Los Misioneros Laicos del Santísimo Redentor formamos parte de la provincia y nos gustaría aportar nuestro granito de arena en temas tan importantes de cara a la siguiente fase del capítulo. Somos profesionales que pertenecemos a distintos sectores: economía, educación, psicología, medicina, administración… y quizá podríamos colaborar con nuestras experiencias a buscar soluciones novedosas y abiertas. No olvidemos que todos vivimos el mismo carisma redentorista, aunque desde caminos (o vocaciones) distintas.

Somos conscientes de que estamos viviendo un momento importante para abrir nuevos caminos de misión. Tenemos que ser valientes y aprender a romper inercias para hacer bien visibles nuestros talentos dentro de la “Mision compartida”. Y eso es lo que hemos querido transmitir al P.Provincial y a los miembros del Gobierno provincial que nos han acompañado en este día.

Aprovechando esta reunión (y para no multiplicar los viajes) la tarde del sábado y la mañana del  domingo ha servido  también para la Asamblea anual de laicos redentoristas de España y Portugal. Además de preparar el XIV Encuentro de san Alfonso en El Espino para laicos y religiosos redentoristas, al que por segundo año acudirá un grupo de la comunidad redentorista de Oporto (hablamos ya de encuentro ibérico), se dieron una serie de comunicaciones importantes:

ü  Se informó de la fase del Capítulo General que tuvo lugar en Tailandia, al que por primera vez acudieron  laicos redentoristas representando a las cinco conferencias. Como representante de la conferencia de Europa viajó Rafael Junquera, laico redentorista del grupo de Madrid PS.

  • El padre Rafael Alonso nos informó de la preparación y actividades relacionadas con el Capítulo Provincial que está teniendo lugar en tres fases, con cinco áreas de trabajo muy específicas, con resultados que se pondrán en común a finales  del mes de septiembre.
  • Participación en la Acogida Cristiana en el Camino, en la Casa San Alfonso de Astorga. Esta experiencia cristiana responde a dos objetivos: Incorporar nuestra provincia a la llamada del Papa Francisco a la nueva evangelización y responder a las prioridades de la Conferencia de Europa estableciendo un espacio común europeo para la misión compartida. Fechas: desde el 1 de julio hasta el 20 de agosto, en bloques semanales, nunca en grupos mayores de ocho personas.
  • Información del próximo Congreso  del Perpetuo Socorro, con motivo del 150 aniversario del Icono, que tendrá lugar en Madrid, del 3 al 7 de mayo. Es un encuentro a nivel europeo en el que se espera la asistencia de unas 80 personas. Todos los actos tendrán lugar en el santuario del Perpetuo Socorro de Madrid.

Terminamos estos encuentros con la comida compartida entre religiosos y laicos en el santuario, el domingo al medio día. Damos las gracias a todos por la acogida y la participación y sobre todo al superior de la casa, el Padre Jesús Hidalgo y a los hermanos de la comunidad de Madrid PS con los que ha sido una riqueza compartir estos días.

-P.Hernán-

Mensaje del Santo Padre para la Cuaresma 2017

Escrito por en Mar 1, 2017 en Noticias | Comenta

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA CUARESMA 2017

 

La Palabra es un don. El otro es un don

 

Queridos hermanos y hermanas:

La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor. Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar (cf. Homilía, 8 enero 2016).

La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia. En concreto, quisiera centrarme aquí en la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro (cf. Lc 16,19-31). Dejémonos guiar por este relato tan significativo, que nos da la clave para entender cómo hemos de comportarnos para alcanzar la verdadera felicidad y la vida eterna, exhortándonos a una sincera conversión.

1. El otro es un don

La parábola comienza presentando a los dos personajes principales, pero el pobre es el que viene descrito con más detalle: él se encuentra en una situación desesperada y no tiene fuerza ni para levantarse, está echado a la puerta del rico y come las migajas que caen de su mesa, tiene llagas por todo el cuerpo y los perros vienen a lamérselas (cf. vv. 20-21). El cuadro es sombrío, y el hombre degradado y humillado.

La escena resulta aún más dramática si consideramos que el pobre se llama Lázaro: un nombre repleto de promesas, que significa literalmente «Dios ayuda». Este no es un personaje anónimo, tiene rasgos precisos y se presenta como alguien con una historia personal. Mientras que para el rico es como si fuera invisible, para nosotros es alguien conocido y casi familiar, tiene un rostro; y, como tal, es un don, un tesoro de valor incalculable, un ser querido, amado, recordado por Dios, aunque su condición concreta sea la de un desecho humano (cf. Homilía, 8 enero 2016).

Lázaro nos enseña que el otro es un don. La justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor. Incluso el pobre en la puerta del rico, no es una carga molesta, sino una llamada a convertirse y a cambiar de vida. La primera invitación que nos hace esta parábola es la de abrir la puerta de nuestro corazón al otro, porque cada persona es un don, sea vecino nuestro o un pobre desconocido. La Cuaresma es un tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él o en ella el rostro de Cristo. Cada uno de nosotros los encontramos en nuestro camino. Cada vida que encontramos es un don y merece acogida, respeto y amor. La Palabra de Dios nos ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y amarla, sobre todo cuando es débil. Pero para hacer esto hay que tomar en serio también lo que el Evangelio nos revela acerca del hombre rico.

2. El pecado nos ciega

La parábola es despiadada al mostrar las contradicciones en las que se encuentra el rico (cf. v. 19). Este personaje, al contrario que el pobre Lázaro, no tiene un nombre, se le califica sólo como «rico». Su opulencia se manifiesta en la ropa que viste, de un lujo exagerado. La púrpura, en efecto, era muy valiosa, más que la plata y el oro, y por eso estaba reservada a las divinidades (cf. Jr 10,9) y a los reyes (cf. Jc 8,26). La tela era de un lino especial que contribuía a dar al aspecto un carácter casi sagrado. Por tanto, la riqueza de este hombre es excesiva, también porque la exhibía de manera habitual todos los días: «Banqueteaba espléndidamente cada día» (v. 19). En él se vislumbra de forma patente la corrupción del pecado, que se realiza en tres momentos sucesivos: el amor al dinero, la vanidad y la soberbia (cf. Homilía, 20 septiembre 2013).

El apóstol Pablo dice que «la codicia es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos y recelos. El dinero puede llegar a dominarnos hasta convertirse en un ídolo tiránico (cf. Exh. ap. Evangelii gaudium, 55). En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos, a nosotros y a todo el mundo, a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz.

La parábola nos muestra cómo la codicia del rico lo hace vanidoso. Su personalidad se desarrolla en la apariencia, en hacer ver a los demás lo que él se puede permitir. Pero la apariencia esconde un vacío interior. Su vida está prisionera de la exterioridad, de la dimensión más superficial y efímera de la existencia (cf. ibíd., 62).

El peldaño más bajo de esta decadencia moral es la soberbia. El hombre rico se viste como si fuera un rey, simula las maneras de un dios, olvidando que es simplemente un mortal. Para el hombre corrompido por el amor a las riquezas, no existe otra cosa que el propio yo, y por eso las personas que están a su alrededor no merecen su atención. El fruto del apego al dinero es una especie de ceguera: el rico no ve al pobre hambriento, llagado y postrado en su humillación.

Cuando miramos a este personaje, se entiende por qué el Evangelio condena con tanta claridad el amor al dinero: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero» (Mt 6,24).

3. La Palabra es un don

El Evangelio del rico y el pobre Lázaro nos ayuda a prepararnos bien para la Pascua que se acerca. La liturgia del Miércoles de Ceniza nos invita a vivir una experiencia semejante a la que el rico ha vivido de manera muy dramática. El sacerdote, mientras impone la ceniza en la cabeza, dice las siguientes palabras: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás». El rico y el pobre, en efecto, mueren, y la parte principal de la parábola se desarrolla en el más allá. Los dos personajes descubren de repente que «sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos de él» (1 Tm 6,7).

También nuestra mirada se dirige al más allá, donde el rico mantiene un diálogo con Abraham, al que llama «padre» (Lc 16,24.27), demostrando que pertenece al pueblo de Dios. Este aspecto hace que su vida sea todavía más contradictoria, ya que hasta ahora no se había dicho nada de su relación con Dios. En efecto, en su vida no había lugar para Dios, siendo él mismo su único dios.

El rico sólo reconoce a Lázaro en medio de los tormentos de la otra vida, y quiere que sea el pobre quien le alivie su sufrimiento con un poco de agua. Los gestos que se piden a Lázaro son semejantes a los que el rico hubiera tenido que hacer y nunca realizó. Abraham, sin embargo, le explica: «Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces» (v. 25). En el más allá se restablece una cierta equidad y los males de la vida se equilibran con los bienes.

La parábola se prolonga, y de esta manera su mensaje se dirige a todos los cristianos. En efecto, el rico, cuyos hermanos todavía viven, pide a Abraham que les envíe a Lázaro para advertirles; pero Abraham le responde: «Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen» (v. 29). Y, frente a la objeción del rico, añade: «Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto» (v. 31).

De esta manera se descubre el verdadero problema del rico: la raíz de sus males está en no prestar oído a la Palabra de Dios; esto es lo que le llevó a no amar ya a Dios y por tanto a despreciar al prójimo. La Palabra de Dios es una fuerza viva, capaz de suscitar la conversión del corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios. Cerrar el corazón al don de Dios que habla tiene como efecto cerrar el corazón al don del hermano.

Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. El Señor ―que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador― nos muestra el camino a seguir. Que el Espíritu Santo nos guíe a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado que nos ciega y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados. Animo a todos los fieles a que manifiesten también esta renovación espiritual participando en las campañas de Cuaresma que muchas organizaciones de la Iglesia promueven en distintas partes del mundo para que aumente la cultura del encuentro en la única familia humana. Oremos unos por otros para que, participando de la victoria de Cristo, sepamos abrir nuestras puertas a los débiles y a los pobres. Entonces viviremos y daremos un testimonio pleno de la alegría de la Pascua.

Vaticano, 18 de octubre de 2016
Fiesta de san Lucas Evangelista
.

Proyecto – Acogida cristiana en el Camino – 2017

Escrito por en Feb 26, 2017 en Carrusel en la página de inicio, Noticias | Comenta

A todos los cohermanos, laicos y jóvenes

 

Madrid, 21 de febrero de 2017

Queridos cohermanos, laicos y jóvenes:

Por quinto año consecutivo, el SECRETARIADO DE EVANGELIZACIÓN ofrecerá Acogida Cristiana en el Camino en la CASA ACC SAN ALFONSO de Astorga. Como sabes, se trata de una pequeña comunidad internacional (8 personas máximo por semana) que atenderá, los meses de julio y agosto, a los peregrinos que hacen el Camino de Santiago, a su paso por Astorga. Esta experiencia misionera responde a dos objetivos:

  1. a) incorporar a nuestra Provincia a la llamada del Papa Francisco a la Nueva Evangelización, con la creación de nuevos espacios para el anuncio del Evangelio de Jesucristo Redentor, con audacia y creatividad;
  2. b) responder a las prioridades de la Conferencia de Europa, que deseaba establecer un espacio común europeo para la pastoral juvenil y con los jóvenes adultos.

La comunidad internacional comenzará el 1 de julio y concluirá el 20 de agosto. Su misión es desarrollar en esa ciudad una Acogida Cristiana en el Camino, en comunión con esta red interdiocesana que fomenta las raíces cristianas del Camino a través de ofertas espirituales para los peregrinos. La comunidad estará compuesta por redentoristas y laicos de nuestra Provincia y de otras de Europa. Hasta el momento ya contamos con redentoristas de Inglaterra, Francia y Alemania que se han ofrecido para participar.

  1. ¿Es imprescindible saber idiomas? No es imprescindible saber idiomas porque muchos peregrinos hablan español, pero lo mejor sería garantizar cada semana una persona que hable inglés. El alemán y el italiano son también idiomas muy útiles. Gracias a Dios, los laicos y los jóvenes de hoy suelen hablar varios idiomas. Pero es cierto que vienen redentoristas de otros países, y la comunidad de Astorga agradece poder encontrar la mejor forma de comunicarse con ellos.
  2. ¿Qué puede hacer un redentorista español? Cada semana es necesario que un redentorista español que desempeñe la tarea de coordinador de la comunidad. De esta forma mantiene la relación con la comunidad de Astorga y coordina el trabajo de los voluntarios en esos días.
  3. ¿Es necesario que los redentoristas que vayan sean jóvenes? Cualquier redentorista de cualquier edad es útil, ya que todos estamos capacitados para servicios como la confesión en la Iglesia, dirigir la oración del Peregrino o compartir nuestro carisma con los jóvenes y los laicos. Además, el principal trabajo de este voluntariado es hablar, informar y conversar con los peregrinos; en definitiva, acogerlos.
  4. ¿Qué puede hacer un laico o un joven redentorista? Comprometerse a pasar allí una o dos semanas, principalmente compartiendo su vida con los demás miembros de esta comunidad internacional y los peregrinos. Sobre todo es un trabajo de calle, de saludo e información, en la puerta de la Iglesia o dentro de ella. Todo el día culmina con la oración y bendición del Peregrino (20:30 horas). También se colabora con el Albergue vecino y hay posibilidades de compartir tiempo con el Hospital de las Cinco Llagas, un centro para discapacitados de Cáritas también cercano a nuestra casa. La comunidad ofrece alojamiento. Este año, el Grupo de Voluntarios tendrá que hacerse la comida en la cocina de la Casa de S. Alfonso. También, corresponde a cada voluntario financiarse el viaje hasta Astorga.
  5. ¿Es necesaria una preparación? La evaluación de la experiencia nos dice que es muy importante crear comunidad entre los voluntarios y que todos ellos estén preparados para participar con las debidas actitudes en este servicio de acogida. Por eso, todos aquellos que deseen participar deben ir al encuentro de formación que tendrá lugar el 10 y 11 de Junio en la Casa del Perpetuo Socorro, c/ Manuel Silvela,14, Madrid. A este encuentro también invitamos a todos los voluntarios que participaron en anteriores ocasiones para que ofrezcan su testimonio y puedan aportar su experiencia.
  6. ¿Cuándo hay que apuntarse? Invitamos a los Redentoristas que quieran participar que se apunten antes del 1 de Mayo a cualquiera de las semanas (Ver cuadro anexo) A partir del 1 de Mayo, abriremos el plazo para los laicos, hasta el 9 de Junio, víspera del encuentro preparatorio.

Os proporcionamos esta dirección de correo por si alguien desea participar:

  • VICTOR BALLESTEROS, CSsR, Presidente del Secretariado de Ev.: victor.cssr@gmail.com

Os agradecemos vuestra atención, al mismo tiempo que os expresamos nuestra disponibilidad para aquello que necesitéis.

Un abrazo fraterno en Cristo Redentor,

Víctor Ballesteros, C.Ss.R.

 

 

Marciano Vidal, teólogo de frontera

Escrito por en Feb 25, 2017 en Noticias | Comenta

“Teólogo de frontera” es la definición que el conocido Español Redentorista da de sí mismo. Es decir, la frontera no como un límite infranqueable, sino como un lugar de encuentro y confrontación con la realidad y mundos diferentes a la suya. Así Vidal entiende todo su trabajo de teólogo moral del Post-Vaticano II: el diálogo con la sensibilidad humana de su tiempo en la obediencia a las directrices del Concilio que, como se pedía en la Optatam totius (n. 16), se le diera “especial atención a la renovación de la teología moral”. Era, en el discurso moral, poder recuperar la dimensión bíblica y la importancia de la persona sacrificadas con el tiempo en una visión casuística.

Vidal, en este libro / entrevista se narra a sí mismo, desde sus orígenes, a partir de experiencias de la infancia en la familia y en la pequeña comunidad de San Pedro de Trones (León, España). Y después de su entrada en la congregación de los Redentoristas, su formación cultural, la maduración de su vocación, hasta el recorrido hacia los estudios teológicos que le fueron sugeridos por sus superiores.

Él declara que los tres grandes teólogos del pasado que aún hoy lo iluminan son Santo Tomás de Aquino, Francisco de Vitoria y San Alfonso María de Ligorio, mientras que el cuarteto de teólogos contemporáneos que configuran su pensamiento teológico moral de fondo son Bernhard Haring, Josef Fuchs, Franz Böckle y Richard McCormick.

Hermosa sus últimas líneas donde presenta un credo final (pp. 165-167), que afirma que cree que toda la realidad tiene un significado y que sólo Jesús, confesado como el Cristo, es capaz de dar respuesta plena y completa de esta búsqueda del significado.

Marciano Vidal, Un teologo di frontiera. La fede, la morale e il processo romano, Conversación con José Manuel Caamaño. Edición italiana de Francesco Strazzari, de la colección “Lapislazzuli”, EDB, Bolonia 2017, pp. 167.

de http://www.settimananews.it

NER, febrero 2017

Escrito por en Feb 5, 2017 en Boletín NER, Noticias | Comenta

SUMARIO

  • Notas de crónica sobre el Capítulo Provincial
  • Misiones Populares Redentoristas en Andalucía
  • Encuentro del Equipo de PJVR
  • De nuestras comunidades
  • Carta de la PJVR y AS
  • Profesión Religiosa del H. Ángel Arismendi
  • Breves

NER – febrero 2017

Cuaderno 7: Ética en Clave Cotidiana

Escrito por en Ene 22, 2017 en Noticias | Comenta

Acaba de salir publicado el número 7 de Cuadernos de Ética en Clave Cotidiana. Primero publicado por la Editorial Redentorista Perpetuo Socorro que a partir de ahora se hace cargo de su edición y publicación.

 El número 7 lleva por título:

Videojuegos, gamificación y reflexiones éticas

Autores: Margarita Martín Martín y Luis Fernando Vílchez Martín

Niños, jóvenes y no tan jóvenes utilizan una parte importante de su tiempo jugando con los diferentes dispositivos digitales. La gran variedad de juegos existentes, la cantidad de horas que pasan muchas personas entretenidas con ellos, el peligro de la adición o de que fomenten la violencia en quienes los juegan, son solo algunos de los motivos de preocupación ante esta realidad. Este cuaderno pretende aclarar, diferenciar y aportar unas pautas éticas de posicionamiento, que permitan al lector afrontar los nuevos desafíos éticos que presentan los videojuegos y la gamificación.

Instalación del cardenal redentorista Joseph W. Tobin, C.Ss.R. como el sexto arzobispo de Newark

Escrito por en Ene 22, 2017 en Carrusel en la página de inicio, Noticias | Comenta

“En una cena reciente, se me preguntó ¿cuál es el mayor desafío que enfrenta la Iglesia hoy en día? Pensé un momento y respondí: la brecha entre la fe y la vida. Mi interlocutor me miró con curiosidad y dijo que no se esperaba esta respuesta. Me imagino que estaba preparado para uno de los llamados temas “calientes” que dominan los debates, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Pero por cuanto ruidosos y divisorios pueden ser esos temas, no me importan tanto como la tendencia creciente que parece nos logra aislar, aquello que nos ha convencido a dividir nuestras vidas por completo, algo que sutilmente nos seduce para poder ir a misa el domingo, mientras que durante el resto de la semana, hacemos todo lo que creemos que tenemos que hacer para seguir adelante”.

(tomado de la Homilía del cardenal Tobin durante la instalación)

tobin_newark_speak

Instalación del Cardenal Redentorista Joseph W. Tobin, C.Ss.R. como sexto Arzobispo de Newark, Viernes 6 de enero de 2017

La noticia de la ceremonia:
http://www.rcan.org/cardinal-tobin-installed-sixth-archbishop-newark

tobin_newark_seat

El texto completo de la homilía del Cardenal Tobin:
http://www.rcan.org/text-homily-during-mass-installation-his-eminence-joseph-william-cardinal-tobin-cssr

Se puede ver la ceremonia en esta dirección:
http://catholictv.com/shows/americas-catholic-television-network/cardinal-joseph-tobin-installation

(de la Arquidiócesis de Newark)

 

Un solo cuerpo: atentos a las heridas del mundo

Escrito por en Ene 22, 2017 en Reflexión | Comenta

Introducción

El XXV Capitulo General ha tenido lugar en Pattaya (Tailandia) y ha concluido a finales de noviembre de 2016. Al comienzo del Mensaje del Capítulo a la Congregación leemos estas palabras: “no tenemos derecho a proclamar a Jesús como nuestro Dios y Señor si no tocamos sus heridas”. La cita está tomada de una de las conferencias que ofreció el Cardenal Luis Antonio Tagle, Arzobispo de Manila, durante el retiro espiritual predicado al inicio del Capítulo.

El Mensaje del Capítulo está dividido en ocho secciones, cada una de ellas con su propio título. El Centro de Espiritualidad Redentorista propone que dichos títulos se conviertan en los temas para la edición 2017 de UN SÓLO CUERPO. La primera sección del Mensaje se titula: Atentos a las heridas del mundo.

Solidarios con un mundo herido

Un observador cuidadoso del mundo de hoy puede percatarse fácilmente de que, además de experimentar el tremendo progreso y avance de la tecnología, este mundo también está experimentando sufrimiento y dolor. Las heridas del mundo se pueden notar en diversas áreas: la política, la familia, la vida de las personas solas, el ecosistema… e incluso la misma Iglesia no está esenta de estas heridas.

Como misioneros, estamos invitados a responder al grito del mundo herido, partiendo de nuestra solidaridad con ese grito. Esta afirmación es muy estimulante, y al mismo tiempo ¡muy arriesgada! Para ser solidarios con el mundo sufriente, debemos evitar cualquier tipo de imaginación idílica que nos pueda llevar a conclusiones que serían irrealistas y patéticas. ¡Cuantas veces las grandes ideas terminan en ilusiones que, en lugar de ser fuente de inspiración, se convierten en trágicas desilusiones! La solidaridad debe ser real y tangible.

¿Cuántos de nosotros, cohermanos o laicos asociados, se sienten heridos por las dificultades que han tenido que afrontar, o simplemente por la insatisfacción y la conciencia de la propia pobreza? ¿Cómo pueden curarse estas heridas? ¿Es posible hacerlo? ¿Quién puede hacerlo?

En el capítulo 20 del Evangelio de Juan podemos leer la historia de Tomás, quien se curó de su incredulidad gracias a una terapía de choque: el Señor le hizo tocar sus propias heridas, causadas por la tortura de la cruciflixión. Seguramente no fue una terapia muy placentera, pero sí termina con una de las más hermosas confesiones que nos ofrece la Biblia: Señor mío y Dios mío.

¿Habria estado Tomás en condiciones de realizar tal confesión si no hubiera tocado las heridas del Señor? No lo sabemos. Pero en nuestra mente se atisba la convicción de que fue precisamente por haber tocado las heridas del Señor Resucitado, lo que ha hecho que Tomás se volviera creyente.

Hoy, el Señor está presente en todos los lugares y  personas que están heridas. Sólo si nosotros lo reconocemos allí presente, estaremos preparados para comprender la profundidad de aquel misterio: tocamos las llagas de Jesús en aquellos que sufren hoy. Y entonces será verdad que, de esta forma, encontraremos la curación de nuestras propias heridas (cf. 1 Pe 2, 24).

No existen ‘soluciones rápidas’ para el mundo herido. Algunas veces tenemos la tentación de aplicar nuestros métodos y nuestros medios a una realidad que no podemos curar. Antes de nada, debemos desarrollar una actitud de escucha atenta, sin interrupción. Nuestro primer compromiso es escuchar a Dios. Él es quien nos habla, y quien cura las heridas. Él nos puede ‘convertir’ en sus instrumentos para llevar curación a los que la necesitan, pero es Él quien cura. Habla a los corazones de aquellos que sufren y de aquellos a los que cura.

Escuchemos a nuestros conhermanos de comunidad, que son nuestros compañeros de viaje. En nosotros está la voluntad de tratar de llegar a las personas que están lejos, pero muy a menudo nos olvidamos de aquellos que quizás viven en nuestras comunidades y están heridos.

Escuchemos a los más abandonados, especialmente a los pobres a los que somos enviados. Tratemos de ser desafiados y curados por ellos. Tratemos de llevarles ayuda y consuelo, escuchando atentamente su historia. La mayor parte de las veces no podremos cambiar su vida desde el punto de vista material, pero a lo mejor con la escucha les restituimos algo que les curará, poniendo en valor su dignidad (Cf. Cons. 43).

Muchas veces hemos escuchado a nuestros misioneros o a otras personas de la Iglesia que no es fácil proclamar el Evangelio de Jesús. Si escucháramos las historias de nuestros misioneros ancianos y leyéramos las vidas de nuestros Santos y Beatos (en este mes, las de San Juan Neumann y el Beato Pedro Donders), nos daremos cuenta que nunca ha sido fácil predicar la Buena Noticia de Jesucristo.

Las personas heridas viven en nuestro mundo tal cual es, con sus luces y sun sombras. Podemos elegir entre pasar toda nuestra vida despreciando o criticando al mundo secularizado de hoy, o podemos acoger el reto y comenzar a sembrar las semillas de la Buena Noticia en este mundo aparentemente “malo”. Si pensamos que nosotros podemos llevar la salvación al mundo, fallaremos siempre, pero en cuanto dejemos que Jesús actúe a través de nosotros, la cosa comenzará a cambiar  (cf. Cons 51).

¡Qué importante es que todas nuestras reflexiones teológicas, en particular aquellas que tienen que ver con la teología moral, estén abiertas a un diálogo con este mundo en el que vivimos! Puede no ser fácil dar una solución inmediata a muchas de las preguntas éticas y morales, pero nuestra gente quizás espera de nosotros solamente ésto: que podamos darles una dirección, un apoyo, una ayuda en sus luchas, no sólo con nuestras predicaciones, sino involucrándonos en sus vidas (cf. Cons. 19; 023-024).

La Palabra de Dios

Volvamos al pasaje del Evangelio de Juan (20, 24-29). Es una historia muy commovedora y, como hemos visto, Tomás pasa de incrédulo a creyente. Y se convierte en creyente por Jesús lo ha transformado, permitiéndole tocar sus heridas. Como se ha dicho ya, el fragmento termina con una de las más hermosas confesiones de fe jamás realizadas: Señor mío y Dios mío.

¿Qué nos dice este texto, tanto a nivel personal como comunitario? ¿Pensamos, quizás, que como Redentoristas, necesitamos una experiencia como la de Tomás, es decir, la experiencia de todas las verdaderas llagas de Jesús? En caso de que así sea, ¿cuál es la forma realista de hacerlo en nuestra vida?

Bebiendo de nuestras fuentes 

En el último mes hemos recordado a dos de nuestros cohermanos: Juan N. Neumann y Pedro Dondres, que, con el testimonio de su vida, han llegado a ser ejemplos de como estar unidos a las heridas de Cristo en las personas que tenemos cerca. Han dado testimonio de forma diferente y en culturas completamente diversas, a pesar de pertenecer al mismo periodo histórico.

No obstante, ambos compartían una característica común: ambos han querido dar su vida a Dios de una forma tranquila y ordinaria. A lo mejor éste es el secreto de su “éxito”: el haber sido capaces de estar atentos a las heridas del mundo. Han dejado que Jesús obrase a través de su vida, permitiéndole que les hiciera instrumentos de su compasión. Escuchemos una breve descripción de su vida y su espiritualidad.

El primer fragmento está tomado del decreto sobre las virtudes de San Juan N. Neumann, proclamado por el Papa Benedicto XV: “Los méritos de un hombre activo se miden no tanto por el número de hechos realizados, cuanto por su minuciosidad y estabilidad. Porque la verdadera actividad no consiste en mero ruido; no es flor de un día, sino que se desarrolla en el presente, es el fruto del pasado y debe ser la buena semilla del futuro. ¿No son éstas las características que destacan en la actividad del Venerable Neumann? Teniendo todo esto en mente, ninguno dudará acerca del hecho de que la simplicidad de la obra desarrollada por nuestro Venerable Siervo de Dios no fue impedimento para convertirse en un maravilloso ejemplo de actividad”.

El segundo, acerca del Beato Pedro Donders, es una breve descripción de su vida ofrecida por el P.  Fabriciano Ferrero CSsR: “Sin embargo, nuestro Beato Pedro no es una persona extravagante. Pertenece, de hecho, a los misioneros sencillos y pacíficos que, con sus virtudes heróicas y sus humanas limitaciones, han ido a construir la comunidad cristiana en América Latina. El suyo no es un papel especial que impresiona hoy, sino que destaca como un auténtico representante de tantos hombres y mujeres que dieron lo mejor de sí mismos para edificar la Iglesia de Dios en las “periferias del catolicismo”. Su biografía es una auténtica tortura para quien desea continuar la línea clásica de escribir la historia, porque es difícil encontrar algo extraordinario en su personalidad y en su trabajo humilde. [Se escondía] en el anonimato de una colonia, junto a otros, construyendo comunidades cristianas a partir de una fidelidad simple y radical al Evangelio, en la vida cotidiana en los remansos del mundo, de la sociedad y de la Iglesia. Figuras como la de Donders merecen poca atención. En ellos, lo que es extraordinario radica en la perfección y heroicidad de la vida ordinaria, en la perfección de hacer todo bien.

Teniendo en mente el “testimonio silencioso” de nuestros cohermanos, confiamos nuestra vida y nuestra vocación misionera a María, la Madre de Jesús. Ella ha vivido una vida tranquila, y precisamente por ello ha podido reflexionar y meditar sobre la acción de Dios en su vida. Sobretodo, estaba atenta a las necesidades de los otros, pidiendo a su Hijo que ayudara a los que tenían necesidad: ¡Haced lo que él os diga!

—————————————————————————————————

UN SOLO CUERPO es un texto de oración mensual propuesto por el Centro de Espiritualidad Redentorista. Para más información:

Piotr Chyla CSsR (Director del Centro de Espiritualidad,

Roma) – fr.chyla@gmail.com

Crónica Ordenación Sacerdotal Antonio Puerto

Escrito por en Ene 6, 2017 en Carrusel en la página de inicio, Noticias | Comenta

Ordenación Sacerdotal de Antonio Puerto

Durante el fin de semana del 9 al 11 de diciembre, en nuestra comunidad cristiana de Jerez de la Frontera, hemos vivido la inmensa alegría de celebrar la ordenación sacerdotal de nuestro cohermano Antonio Puerto Diosdado.

Tras días de intensos preparativos en los que toda la parroquia se ha involucrado, el viernes 9 de diciembre recibíamos a los primeros invitados. Esa misma noche vivimos una vigilia de oración por Antonio que nos ayudó a comprender mejor la profunda importancia de lo que íbamos a celebrar al día siguiente.

El sábado amaneció un día espléndido y ya desde las 9 de la mañana la parroquia era un hervidero de personas empeñadas en los últimos preparativos: los cantos, la celebración, el ágape.

A medida que se acercaba la hora iban llegando cohermanos de muchas de nuestras comunidades: Sevilla, Granada, Madrid, Valencia, Zaragoza, Mérida…y poco a poco nos íbamos organizando en una sala dispuesta a modo de sacristía, porque la propia de la iglesia se nos quedaba pequeña.

Pocos minutos antes de la hora prevista para la celebración llegó D. José Mazuelos Pérez, Obispo de Asidonia-Jerez, bastante tocado, por cierto, de una fuerte fiebre que acarreaba de días anteriores; aun así no quiso delegar en ningún otro, prefiriendo actuar él mismo como obispo celebrante de la ordenación.

A las 12:00 de la mañana, una procesión de más de 35 sacerdotes redentoristas, con el P. Provincial a la cabeza, sacerdotes jerezanos, religiosos de otras congregaciones, compañeros de estudios de Antonio… y un buen grupo de acólitos, salíamos de las dependencias de la parroquia hacia una iglesia repleta de familiares y amigos de Antonio, que unidos a toda la comunidad parroquial, iba a vivir una experiencia eucarística y religiosa siempre impactante y emotiva.

A pesar de la fiebre, D. José pudo mantenerse firme y toda la celebración se desarrolló en un ambiente muy familiar y festivo, en el que destacaron los cantos de un coro formado por personas jóvenes y no tan jóvenes llegados de muchas comunidades: Jerez, Sevilla, Granada, Madrid, Mérida… que quisieron unirse y colaborar así con esta gran fiesta.

Otros jóvenes y personas, muy queridas de Antonio, participaron como lectores y monitores en una celebración de la que todos destacan, como especialmente bonitos, los momentos del canto de las letanías y la imposición de manos del obispo con todos los sacerdotes concelebrantes.

En su homilía D. José animó a Antonio a vivir su vocación redentorista con fidelidad al carisma de San Alfonso, entregándose a la misión entre los más abandonados y fortaleciendo cada día su unión con Dios. Destacó la importancia de la vida comunitaria en la vida sacerdotal de un religioso, invitándole a vivir la misión dentro de la comunidad. Se ha de resaltar, también, que D, José, antiguo alumno de nuestra Academia Alfonsiana de Roma, dejó bien patente su cercanía a la Congregación y su devoción al Perpetuo Socorro, a la que conoce bien, entre otras cosas, como médico que es.

Terminada la celebración, que al decir de muchos se hizo “muy corta”, pudimos disfrutar en el patio de la parroquia de un ágape fraterno que había preparado con gran ilusión la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salvación y María Santísima de las Bienaventuranzas, perteneciente a la parroquia y de la cual Antonio es hermano.

Sobre las 6 de la tarde la fiesta continuó con una “Zambomba Jerezana”, que ayudó a descubrir a propios y extraños una de las tradiciones prenavideñas más arraigadas en Jerez y que nos hizo disfrutar hasta bien entrada la noche del cante y del baile alrededor de una candela, animados por el buen vino de Jerez y el “picoteo” de exquisiteces variadas.

Al día siguiente, también a las 12:00, volvíamos a la iglesia para acompañar a Antonio en su primera misa. Niños, jóvenes, adultos y mayores llenaron de nuevo el templo; hubo incluso que poner sillas suplementarias para que la gente pudiera participar más cómodamente de la celebración. Nadie quería perderse la primera misa del primer sacerdote que se ordena en la parroquia. Todo un acontecimiento para el barrio de las Torres. La tradicional bandera blanca ondeando a la puerta del templo simbolizaba la alegría de todos.

Acompañado por un gran número de cohermanos, Antonio presidió su primera eucaristía. El P. Damián M.ª Montes tuvo la homilía en la que, evocando las dotes artísticas de Antonio, le invitó a dejarse “diseñar” por Dios y a dibujar en su vida una palabra de misericordia para todos. Mientras tanto los niños, sentados en el suelo delante del presbiterio, escuchaban a Damián y miraban a Antonio con una mezcla de curiosidad e ilusión.

Especialmente emotivo fue el momento de los agradecimientos. El padre y la hermana de Antonio, con emotivas palabras, le agradecieron el don de su alegría y le mostraron todo el cariño y apoyo familiar.

Terminada la eucaristía de nuevo los Hermanos de la Salvación habían dispuesto en el patio de la parroquia unos aperitivos que fueron coronados con una rica caldereta de cordero preparada por los tíos de Antonio.

Eran las 6 de la tarde cuando la parroquia se iba vaciando; tocaba recoger, pero con la satisfacción de haber podido celebrar con alegría y sin sobresaltos algo tan bonito.

Ya han pasado algunas semanas desde la ordenación de Antonio, pero en la parroquia de Jerez el comentario general es de agradecimiento y de sorpresa. Nadie esperaba un fin de semana tan intenso, alegre y emocionante. El agradecimiento es general; a Dios, por la vocación redentorista, en particular por la de Antonio, al propio Antonio por haber querido celebrar entre su gente, la gente de “Las Torres”, este día tan importante y significativo para él, y a la Congregación por haber ofrecido a esta gente sencilla la oportunidad de celebrar como familia redentorista algo tan importante y, a la vez, tan impactante.

Será difícil olvidar estos días en los que hemos vivido la gran alegría de recibir un nuevo sacerdote para la Iglesia y que, ciertamente, han marcado la historia de nuestra parroquia.

Seguiremos rezando por Antonio para que persevere fiel al don recibido, y para que el Señor siga tocando el corazón de muchos jóvenes que quieran, como Antonio, responder a su llamada.

Jorge Ambel Galán C.Ss.R

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NER – enero 2017

Escrito por en Ene 6, 2017 en Boletín NER, Noticias | Comenta

SUMARIO

  • Ordenación sacerdotal del P. Antonio Puerto
  • La Congregación Redentorista: situación actual y su contexto
  • De la Vice de Perú-Norte
  • Homenaje al P. Paulino Sutil
  • XXX Aniversario de la Asociación de A.A. Redentoristas de Santa Fe: 1986-2016
  • In memoriam: P. Antonio Lizarraga Senar
  • Breves

NER – enero 2017

Felicitación de Navidad del Superior Provincial, P. José Luis Bartolomé

Escrito por en Dic 24, 2016 en Noticias | Comenta

FELIZ NAVIDAD 2016

Llega la Navidad. No sólo en los templos, también en las calles, en las casas y en todo lugar resuena jubiloso el canto y la felicitación: ¡Feliz Navidad! Un grito que corre por los hilos del teléfono, las ondas de la radio o de la televisión. Los crismas que llenan los buzones, los rostros alegres que encontramos por la calle, todo nos habla del Nacimiento del Hijo de Dios.

Jesús, el Esperado, está entre nosotros y ha venido para quedarse en nuestra tierra. Navidad es cercanía, ternura, un misterio de amor sin límite, el inicio de una aventura divina que ha convulsionado la historia humana. La humanidad ya no está huérfana de divinidad. Por ello Navidad significa también esperanza. Jesús ha instalado su tienda entre nosotros y los que creemos podremos encontrar en Él el camino, la verdad y la vida.

Como Congregación damos gracias a Dios porque seguimos llevando este mensaje de la cercanía de Dios a muchas personas y lugares de la tierra. Dentro de pocos días celebraremos también nuestro Capítulo Provincial. Abrámonos a la esperanza. Que la fe avive nuestra conciencia y nos haga descubrir cada día que Dios está con nosotros, vive a nuestro lado, quiere compartir nuestros proyectos, o mejor, que compartamos los suyos.

A lo largo de estos días navideños habrá un “Belén” allí donde viva un cristiano: en las parroquias, en las fachadas de los grandes comercios, en las plazas, en las familias, en los hospitales… Que sea este un símbolo y una expresión de gozo que llene el corazón de todos los hombres. Nuestro mejor saludo en estos días, será: ¡Feliz Navidad! Se lo diremos a nuestras familias –a veces, quizás, con alguna lágrima en los ojos recordando a seres queridos que nos han dejado–; se lo diremos a nuestros amigos, conocidos y hasta a la gente que pasa a nuestro lado… Pero digámoselo también con inmensa cercanía solidaria al enfermo, al que sufre, al anciano, al que está solo… Ojalá llegue a todos ellos la paz de Belén y la bendición del Niño recostado en el pesebre.

La Navidad nos convoca a la solidaridad, algo que, desde hace años, se está impulsando en nuestras iglesias y parroquias con las campañas navideñas. Recordamos así que todavía hay en el mundo guerras, hambre en muchas familias de aquí y de lejos y demasiado sufrimiento en hogares cercanos. Por eso mientras seguimos rezando: “gloria a Dios y paz a los hombres” esforcémonos en crearnos un corazón aún más solidariamente navideño.

A todos vosotros: a los ya jubilados, a los que trabajáis en una pastoral más directa, a los formandos, postulantes y novicio, a nuestros misioneros en puestos de misión, a las Madres Redentoristas, a las Oblatas y a todos los que nos une la espiritualidad, la cercanía y la amistad redentorista os deseo:

¡Feliz Navidad y un Año Nuevo lleno de alegría y de paz!

José Luis Bartolomé

Felicitación de Navidad del Superior General. P. Michael Brehl

Escrito por en Dic 24, 2016 en Carrusel en la página de inicio, Noticias | Comenta

  

“el Angel les dijo: No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo” (Lucas 2,10)

Queridos hermanos, hermanas, misioneros laicos, asociados y amigos,

¡En nombre del Gobierno General, les deseo a todos una santa y alegre Navidad! Una vez más, escuchamos juntos las palabras del ángel que nos trae esta buena noticia de gran alegría: “Hoy les ha nacido un salvador que es el Mesías y el Señor … Encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.”

Como el Papa Francisco nos recordó esta semana: “Cuando Dios quiso invertir los valores de este mundo, se hizo pequeño, en un establo, con el más debil, con los pobres, con los marginados … La pequeñez … la pequeñez de este Dios … “.

¿Porqué esta “pequeñez de Dios”? El Beato Papa Pablo VI explicó este misterio de la Navidad en 1971: “Dios se ha hecho el más pequeño, el más frágil y débil de los seres. ¿Por qué? Porque de esta manera nadie tendría vergüenza de acercarse a él, nadie tendría miedo, todo el mundo se acercaría a él, de modo que no habría ninguna distancia entre nosotros y él”. Como escribió San Alfonso en su Novena de Navidad, el amor y sólo el amor es la razón de la encarnación.

La pequeñez de Dios es la solidaridad de Dios con nosotros en nuestro mundo herido. Dios se vuelve uno con los más pequeños de la tierra – con los refugiados y los migrantes, con los sin techo y los pobres, los jóvenes y los ancianos, con los que tienen miedo y los que sufren. El Redentor no llega hacia nosotros como un conquistador, sino como un niño. Este niño nos invita a la misma solidaridad con el otro y con todo el mundo.

Juntos, buscamos vivir nuestra vocación misionera como testigos del Redentor: en solidaridad para la misión en un mundo herido.

Que Dios los bendiga y todos ustedes pueden amar con la paz y la alegría, la reconciliación y la esperanza. María nos enseña a reflexionar sobre este misterio y conservarlo como un tesoro en el corazón.

Su hermano en el Redentor,

Michael Brehl, C.Ss.R.

Carta del Superior General con motivo de la celebración de la Festividad de la Inmaculada Concepción

Escrito por en Dic 7, 2016 en Noticias | Comenta

TESTIGOS DEL REDENTOR,

SOLIDARIOS PARA LA MISIÓN, EN UN MUNDO HERIDO

A continuación compartimos la carta enviada por el Superior General, P. Michael Brehl, con motivo de la festividad de la Inmaculada Concepción, patrona de la congregación.

Carta Superior General – Fiesta de la Inmaculada 2016

XXV Capítulo General CSsR – Un Capítulo en contexto misionero

Escrito por en Dic 6, 2016 en Carrusel en la página de inicio, Noticias | Comenta

Españoles en el Capítulo

Del 31 de octubre al 25 de noviembre la Congregación del Santísimo Redentor ha celebrado su XXV Capítulo General, órgano que regula la vida y la misión de los redentoristas en todo el mundo y que se celebra cada seis años.

En esta ocasión el Capítulo General se ha trasladado hasta el continente asiático como signo de apoyo y reconocimiento hacia las comunidades redentoristas que experimentan un mayor crecimiento y una mayor vitalidad en este momento. Con esta opción se pretendía, además, que la Congregación entera ampliase y renovase su horizonte misionero experimentando en primera persona el vigor y el testimonio de los cohermanos que trabajan en el oriente del mundo anunciando la buena noticia. Un Capítulo, pues, en un contexto plenamente misionero.

Pattaya es el nombre de la ciudad que ha acogido el Capítulo. En esta ciudad de Tailandia los Redentoristas gozan de una presencia muy fuerte y significativa en el ámbito social, particularmente a través de la “Fundación Padre Ray”, que comprende más de seis centros de acogida y formación, especializados en distintas realidades de periferia: centros para personas con discapacidades psíquicas o físicas, guarderías para niños de familias pobres, centros para personas invidentes y casas de acogida para niños de la calle o adolescentes huérfanos. Este hecho, según comentó el Superior General, Michael Brehl, fue también prioridad a la hora de elegir esta ciudad con la intención de que la reunión se desarrollase en un contexto explícito de misión.

En concreto, el Capítulo se ha desarrollado en el interior de un complejo gestionado por los redentoristas tailandeses con distintos proyectos sociales. Para la ocasión se construyó un gran salón de reuniones. Esto permitía que, durante los descansos o tiempos libres, los capitulares pudiesen mantener contacto directo con estas realidades marginales, renovando en todos la llamada al anuncio misionero, especialmente entre los más pobres y abandonados a los que somos enviados los redentoristas.

En un contexto más amplio, los capitulares tuvieron la oportunidad de descubrir la riqueza cultural de este país. Tailandia es una monarquía constitucional que está viviendo en este momento el tiempo de luto decretado por la muerte del rey Bhumibol, que había reinado desde 1946. No dejaba de ser curioso que en todas las calles y en la mayoría de edificios públicos, y también casas privadas, la figura del rey estuviera presente con distintas imágenes y pequeños altares donde los tailandeses le rinden culto. El país cuenta aproximadamente con 67 millones de habitantes, de los cuales un 95% practican la religión budista, siendo minoría los musulmanes con un 4,6% y los cristianos con el 0,7% de la población; las tres religiones viven pacíficamente.

La ciudad de Pattaya, de unos 107.000 habitantes, es conocida por ser destino favorito del “turismo sexual”. Un dato demasiado visible en sus calles, llenas de hombres y señores jubilados europeos o americanos acompañados de chicas tailandesas muy jóvenes, y en los miles de negocios de masajes en los que se ofrecen servicios sexuales. Una realidad bien triste y, ciertamente, vergonzante…

Pero volvamos a nuestro terreno. Componían el Capítulo 101 miembros, apoyados por un pequeño grupo de cohermanos encargados de las indispensables tareas de la infraestructura capitular: expertos en derecho canónico, notarios, intérpretes, técnicos en medíos de comunicación y otros variados servicios de asistencia técnica.

Durante la primera semana, el tema fundamental de las sesiones versó sobre el estado actual de la Congregación redentorista. La tarea concreta de estos días se centró en la presentación de los informes del Superior General, de cada una de las cinco Conferencias en que está dividida la Congregación y de cada Secretariado del Gobierno General con sus logros, dificultades y retos.

Simplificando mucho y redondeando números, una primera fotografía nos muestra una Congregación que vive inmersa en proceso de reestructuración con más de 5.000 miembros que animan más de 700 comunidades presentes en 82 países. Está creciendo con fuerza en África y en Asia; se mantenie vigorosa en América Latina y está disminuyendo progresivamente en Europa y América del Norte. Para ser justos, hay que decir que, a pesar de las dificultades y de la disminución progresiva en el número de redentoristas en Europa y América del Norte, la Congregación todavía tiene una presencia notable en este hemisferio norte. En Europa, por ejemplo, y según figura en el informe del Superior General, hay en estos momentos 1.428 redentoristas. Se reconocen, pues, signos de esperanza, sobre todo en algunas de sus Unidades, que tratan de hacer frente a un contexto social y eclesial adverso. Incluso en estos lugares sigue habiendo jóvenes dispuestos a entregar su vida para anunciar el Evangelio a los pobres, ya que, según el citado informe, hay 88 jóvenes que están en su formación inicial. Podemos, pues, decir, sin miedo ni complejos, que nuestra Congregación está viva.

Una de las primeras tareas del Capítulo fue la elección del Gobierno General. Después de dos días de retiro preparatorio, predicado por el cardenal Tagle, de Filipinas, y valorado como un tiempo de gracia, se produjo la elección del nuevo Gobierno para el próximo sexenio. En un primer momento, el 9 de noviembre, día en el que se cumplía el 284 aniversario de la fundación de la Congregación, el Capítulo reeligió, casi por unanimidad, al P. Michel Brehl como Superior General para un segundo mandato. Dos días después fue elegido el Consejo General, compuesto por seis miembros,  cinco como representantes de las cinco Conferencias. Dos de ellos repiten mandato: Jeffrey Rolle (América Norte) y Alberto Eseverri (Europa). Los otros cuatro fueron elegidos por primera vez: Nicholas Martin (África); Rogerio Gomes (América del Sur) y Sebastian Dato (Asia). Posteriormente fue elegido el P. Pedro López para completar los seis Consejeros que forman el Gobierno General. Finalmente el 14 de noviembre, entre estos seis Consejeros fue elegido como Vicario General el P. Alberto Eseverri. La Provincia redentorista de Madrid, queda así representada con dos españoles que prestarán su servicio en Roma, cosa que solo ocurrió, salvando distancias, en los inicios mismos de la Congregación cuando todos sus miembros eran italianos.

Una vez formado el Gobierno, se comenzó a reflexionar, discutir y votar cada una de las propuestas que figuraban en el documento de trabajo. Primero en sesiones conjuntas para clarificaciones o aportaciones nuevas, después en reuniones por grupos lingüísticos y, finalmente, en sesiones plenarias para la presentación de las síntesis de los grupos y la votación de cada propuesta. Esta dinámica consumió las dos últimas semanas del Capítulo.

Fue en este tiempo cuando el XXV Capítulo General tomó decisiones que pretenden concretizar en la vida y en la misión redentorista el tema del Capítulo anterior, inspirador del actual documento de trabajo, que rezaba: “Predicar el Evangelio de manera siempre nueva”. Para llevar a cabo este objetivo, se propuso: “Renovar los corazones, renovar la misión y renovar las estructuras” a través de orientaciones que afectan a la solidaridad entre las comunidades redentoristas y con los pobres, a la promoción vocacional, la formación, el carisma, el diálogo con la cultura, la disponibilidad y la itinerancia como signos concretos del estilo de vida redentorista, la misión compartida con los laicos, la corresponsabilidad, la estructura de la Congregación en Unidades y Conferencias, la Curia General, la Teología Moral, la preocupación por los destinatarios de la misión (pobres, migrantes y jóvenes) y las dificultades en el hemisferio norte.

Finalmente el Capítulo redactó y aprobó el mensaje que ha sido enviado a todos los congregados y asociados, y definió, por consenso, el tema para el próximo sexenio que deberá iluminar la reflexión y el trabajo pastoral en cada Unidad: “Testigos del Redentor, solidarios para la misión, en un mundo herido”.

Con estas orientaciones, el mensaje final, el tema para el próximo sexenio y los documentos oficiales que se enviarán más adelante, nos toca ahora a nosotros, religiosos y laicos, dar vida al carisma redentorista en cada una de nuestras comunidades locales.

El XXV Capítulo General redentorista ha sido, ciertamente, una experiencia enriquecedora que, ahora, espera sus frutos. Los más inmediatos se vivieron allí mismo, en el clima fraterno y comunitario de los días de trabajo. Los gaudeamus, la liturgia compartida y las visitas programadas para los fines de semana hicieron posible el deseo del Superior General al comenzar el Capítulo: “Que estos días formemos una verdadera comunidad guiada por el Espíritu Santo”.

Damián Mª Montes

NER – Diciembre 2016

Escrito por en Dic 6, 2016 en Boletín NER, Noticias | Comenta

SUMARIO

  • Feliz Navidad 2016
  • XXV Capitulo General CSsR
  • Presencia de laicos y laicas en el XXV Capítulo General CSsR
  • Solidaridad con Haiti (II)
  • Entre los mejores
  • II Encuentro de Etica y Sociedad y IX Seminario de Biomedicina, Etica y Derechos Humanos
  • Breves

NER – Diciembre 2016