Reunión de formadores de la Conferencia de Europa

Durante los días 9 al 13 de abril se ha celebrado un encuentro de los formadores de la conferencia de Europa en Trois Épis (Francia). El encuentro comenzó el lunes 9 por la tarde con la acogida, cena y Gaudeamus donde se nos presentó el lugar en el que nos encontrábamos. Continuó los días 10, 11 y 12 con el programa previsto para concluir el viernes 13, día de regreso a los lugares de origen. Estuvieron presentes el Coordinador de Europa, P. Johannes Rommelt, el P. Piotr Chyla de la Secretaría General para la Formación, miembros de la Secretaría de Formación Europea y 28 cohermanos de casi todas las Unidades de la Conferencia. También estuvo presente el Secretario Ejecutivo para la Formación, P. Manuel Rodríguez.
A las 7:30 h. iniciábamos la jornada con la celebración de la Eucaristía. Desayuno a continuación y a las 9:00 h. daba comienzo el trabajo de cada día.
La reunión trató sobre el “Plan Pastoral de Europa” presentado por el Coordinador, al que siguió un repaso sistemático y profundo de las diversas etapas de la formación. Se comenzó por el fomento vocacional y la vocación de la figura del Hermano, para continuar luego con la exposición de las distintas experiencias sobre el pre-noviciado o postulantado, el noviciado, el tiempo de los votos temporales, la experiencia pastoral y el programa de transición al ministerio. Lógicamente, el ponente del tema hacía su exposición a partir de la experiencia de su lugar inserción. El Secretario Ejecutivo para la formación expuso también su opinión.
Después de cada exposición del tema correspondiente, tenía lugar el trabajo por grupos de los participantes, divididos en cuatro grupos lingüísticos, dos de habla inglesa y dos de habla italiana, que se concluía con una puesta en común en las sesiones plenarias. Siempre ayudados por el equipo correspondiente de traducción inglés-italiano e italiano-inglés.
Todos los días después de la cena, en el marco del Gaudeamus, había una reunión, donde cada Unidad pudo presentar de manera sintética a todo el grupo su programa de formación. A lo largo de todo el encuentro se vivenció un alto grado de participación, entusiasmo y esperanza para el futuro.
El miércoles por la tarde visitamos la preciosa ciudad de Colmar, en cuya catedral no podía faltar el cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.
La reunión concluyó el jueves con un plenario, abierto a ruegos, preguntas y sugerencias sobre el posible y futuro Plan Pastoral para Europa; tampoco faltaron las propuestas en orden a dar una continuidad anual a estas reuniones, ya de una manera establecida, en la semana de Pascua.
El lugar de acogida bonito y funcional. El trato dispensado exquisito. El tiempo bien aprovechado. La presencia amplia, diversa y plural en formas, lenguas, ideas y celebraciones…
Luis M. Angulo

Responder