Contenedor de comida para Haití

Decir que Haití está viviendo un momento muy difícil, no es nuevo. A los problemas de escolarización y sanidad, se unen la carencia de alimentos y la inseguridad ciudadana, junto a la desconfianza hacia el nuevo gobierno.

Pese a las pequeñas posibilidades de Acoger y Compartir, al inicio del año se envió un contenedor con ayuda humanitaria. Después, José Garrido y quien firma esta nota, hicimos la visita para la inauguración de las nuevas aulas en las escuelas de Chateau. Y esos días, de diferentes maneras, nos pidieron que enviásemos comida. Un mensaje del P. Kenol, responsable de los redentoristas de Haití, a la vez que daba las gracias a todos los amigos de Acoger y Compartir por lo que se había enviado, insistía en la necesidad de enviar más comida.

Como respuesta a esa petición, conociendo el panorama de quienes están en torno a nuestras comunidades, decidimos organizar otro contenedor contando con la ayuda solidaria de algunos amigos de AyC. Esta vez sólo transportaría comida no perecedera. Pero toda la preparación vino a coincidir con las revueltas vividas en Puerto Príncipe, por lo que se debió aplazar el proyecto varías veces.

Al fin, la mañana del 3 de agosto, desde unos almacenes sitos en Humanes de Madrid, fue posible cargar los veinticuatro mil kilos de comida no perecedera, en un contenedor de la empresa Tránsitos del Caribe. No hubiera sido posible sin la ayuda del Grupo Racionero, de Humanes-Madrid, que nos ha prestado sus locales para hacer posible que la carga se efectúe en un mismo lugar. La empresa Aguas Cazorla nos ha regalado los cuatro mil kilos de leche.

En total van:

  • 675 lt  aceite oliva sabor suave Arboliva ;
  • 675 lt aceite girasol Arbosol
  • 4200 litros Leche entera Solar ;
  • 1080 kilos Frijol negro
  • 1080 kilos Garbanzo pedrosillano ;
  • 4320 kilos Lenteja pardina
  • 2160 kilos Guisantes verdes partidos ;
  • 6400 kilos Arroz largo
  • 2400 kilos Spaghetti ;
  • 1340 kilos Fideo cabellín

Es la primera vez que enviamos un contenedor tan completo. Tardará en llegar a Puerto Príncipe – Haití –. El programa nos dice que llegará durante el mes de septiembre. Sabemos que habrá problemas en la aduana haitiana. No será la primera vez. Pero como en casos anteriores se encontrará una solución para que la comida llegue a sus destinatarios, que son: Los niños y las familias del colegio y la parroquia san Gerardo, junto con los pequeños del orfanato Damabiah, en Puerto Príncipe, que comienzan el curso el mismo mes que llega el contenedor. Otra parte se va a distribuir en las escuelas de Fonfrede y Chateau, en el sur del país. Se llevará comida para los niños de la zona Les Anglais (Vérone), donde aún se viven las consecuencias del espantoso huracán Matthew. Y a personas conocidas en pequeñas aldeas.

Ese viernes 3 de agosto, a las nueve de la mañana, estábamos en Humanes Daniel y José Miguel. Conscientes de que no solucionamos el hambre en Haití, pero aportamos unas cuantas sonrisas a los pequeños. Durante un tiempo algunos peques no se acostarán sin haber comido algo. Y seguiremos denunciando que las cosas deben cambiar a mejor para los más pobres.

Agradecemos a todas las personas que colaboran con AyC para que podamos seguir ayudando a quienes tienen menos que nosotros.

 

José Miguel de Haro, C.Ss.R.

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.