Rezar en Adviento 23 diciembre 2017

Canto: Maranatha
 
1ª LECTURA: Malaquías 3, 1-4. 23-24
Esto dice el Señor Dios:
«Voy a enviar a mi mensajero para que prepare el camino ante mí.
De repente llegará a su santuario el Señor a quien vosotros andáis buscando; y el mensajero de la alianza en quien os regocijáis, mirad que está llegando, dice el Señor del universo.
¿Quién resistirá el día de su llegada? ¿Quién se mantendrá en pie ante su mirada? Pues es como fuego de fundidor, como lejía de lavandero. Se sentará como fundidor que refina la plata; refinará a los levitas y los acrisolará como oro y plata, y el Señor recibirá ofrenda y oblación justas.
Entonces agradará al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en tiempos pasados, como antaño.
Mirad: os envió al profeta Elías, antes de que venga el Día del Señor, día grande y terrible. El convertirá el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, para que no tenga que venir a castigar y destruir la tierra».
Palabra de Dios.
 
SALMO 24,4-5ab.8-9.10.14
ANTÍFONA: Levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación
Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador.
El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes.
Las sendas del Señor son misericordia y lealtad
para los que guardan su alianza y sus mandatos.
El Señor se confía con sus fieles
y les da a conocer su alianza.
ANTÍFONA: Levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación
 
LECTURA DEL EVANGELIO: Lucas 1,57-66
A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y se alegraban con ella.
A los ocho días vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre intervino diciendo:
«¡No! Se va a llamar Juan».
Y le dijeron:
«Ninguno de tus parientes se llama así»
Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre». Y todos se quedaron maravillados.
Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios.
Los vecinos quedaron sobrecogidos, y se comentaban todos estos hechos por toda la montaña de Judea. Y todos los que los oían reflexionaban diciendo:
«Pues ¿qué va a ser este niño?».
Porque la mano del Señor estaba con él.
Palabra del Señor.
 
PETICIONES:
Te pedimos para que nos comprometamos plenamente en ayudar a vivir con justicia a quienes sufren injusticias, con libertad a quienes viven privados de ella y con dignidad a quienes carecen de ella como signos de la venida del Mesías.
Te pedimos por nuestra familia Redentorista para que trabajemos desde el amor, por el bien de todas las personas que sufren, manifestando así la salvación de Dios.
Te pedimos por los niños, para que puedan celebrar una Navidad llena de amor, fiel reflejo del Amor que Cristo nos trae.

PADRE NUESTRO.
 
AVE MARÍA.
 
PREGÚNTATE ¿cómo va a ser esta Navidad? ¿Cuáles van a ser mis prioridades?
 
ORACIÓN FINAL. (San Alfonso)
Tú eres, Jesucristo,
todo el bien que me queda.
mi única herencia y toda mi riqueza.
¿Para qué quiero más?
De tal modo eres mi ambición,
que no quiero vivir para mí mismo.
Dime si hay algo todavía
que debo sacrificar para agradarte,
y concédeme fuerza para hacerlo.
Toma Tú posesión de cuanto soy y tengo.
le entrego mis afectos, te doy mis aficiones,
a toda contemplación renuncio,
y dejo toda búsqueda que no seas Tú.
Con poseerte a Ti
tengo bastante.

Sábado 23 diciembre 2017

 

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.