REZAR EN CUARESMA 23 febrero 2015

Canto:  Abre mis labios,
 
PRIMERA LECTURA: Levítico 19,1-2.11-18
El Señor habló a Moisés:
– «Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles:
“Seréis santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo.
No robaréis ni defraudaréis ni engañaréis a ninguno de vuestro pueblo.
No juraréis en falso por mi nombre, profanando el nombre de Dios. Yo soy el Señor.
No explotarás a tu prójimo ni lo expropiarás. No dormirá contigo hasta el día siguiente el jornal del obrero.
No maldecirás al sordo ni pondrás tropiezos al ciego. Teme a tu Dios. Yo soy el Señor.
No daréis sentencias injustas. No serás parcial ni por favorecer al pobre ni por honrar al rico. juzga con justicia a tu conciudadano.
No andarás con cuentos de aquí para allá, ni declararás en falso contra la vida de tu prójimo.
Yo soy el Señor.
No odiarás de corazón a tu hermano. Reprenderás a tu pariente, para que no cargues tú con su pecado.
No te vengarás ni guardarás rencor a tus parientes, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Yo soy el Señor.”»
Palabra de Dios.
 
SALMO  18
ANTÍFONA: Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.”
La ley del Señor es perfecta
y es descanso del alma;
el precepto del Señor es fiel
e instruye al ignorante.
Los mandatos del Señor son rectos
y alegran el corazón;
la norma del Señor es límpida
y da luz a los ojos.
La voluntad del Señor es pura
y eternamente estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos.
Que te agraden las palabras de mi boca
y llegue a tu presencia el meditar de mi corazón,
Señor, roca mía, redentor mío.
ANTÍFONA: Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.”

LECTURA DEL EVANGELIO: Mateo 25,31-46
E n aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: “Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme.” Entonces los justos le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?” Y el rey les dirá: “Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.”
Y entonces dirá a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.” Entonces también éstos contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?” Y él replicará: “Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo.” Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”
Palabra del Señor.
 
 
PETICIONES:

  • Te pedimos por los que dirigen las naciones para que sea su prioridad la defensa de los más débiles y necesitados.
  • Te pedimos por quienes viven desesperados por la falta de pan, de trabajo, de cariño; para que descubran en nuestro compromiso el apoyo del Espíritu de Jesús.
  • Te pedimos por los pobres, los marginados, los inmigrantes sin trabajo para que reciban el apoyo necesario de todos los hermanos.
  • Te pedimos y te damos gracias por los Padres Victoriano González, Victoriano Aldonza, Victor Castrillo, Víctor Ballesteros y Víctor Chacón.
  • PADRE NUESTRO.
     
    AVE MARÍA.
     
    ATIENDE las necesidades de los demás, compartiendo, ayudando, amando.
     
    ORACIÓN FINAL.
    Que los caminos se abran a tu encuentro,
    que el sol brille sobre tu rostro,
    que la lluvia caiga suave sobre tus campos,
    que el viento sople siempre a tu espalda.
    Que guardes en tu corazón con gratitud
    el recuerdo precioso
    de las cosas buenas de la vida.
    Que todo don de Dios crezca en ti
    y te ayude a llevar la alegría
    a los corazones de cuantos amas.
    Que tus ojos reflejen un brillo de amistad,
    gracioso y generoso como el sol,
    que sale entre las nubes
    y calienta el mar tranquilo.
    Que la fuerza de Dios te mantenga firme,
    que los ojos de Dios te miren,
    que los oídos de Dios te oigan,
    que la Palabra de Dios te hable,
    que la mano de Dios te proteja,
    y que, hasta que volvamos a encontrarnos,
    otro te tenga, y nos tenga a todos,
    en la palma de su mano.Bendición Irlandesa.

ORACIÓN PDF

Responder