Alegría

(Foto: Taizé) "Cada comida debería ser un ágape en el que se realiza nuestro amor fraternal en la alegría y simplicidad del corazón" (Hechos 2, 46). El momento de silencio, dispuesto a veces durante las comidas, aporta un refrigerio a tu fatiga o comunión en la oración...